En su gira de trabajo por Washington, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, informó que el gobierno de México presentará el próximo viernes en la sesión ordinaria del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) un proyecto de resolución de condena formal por la política estadounidense de separación de familias migrantes, por ser un acto cruel, inhumano e injustificado.

El canciller agregó que la resolución del gobierno mexicano que busca ser copatrocinada por otros países de la región solicitará a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que, en el marco de sus facultades, tome las medidas que estime pertinentes.

“Si la comisión considera que deben adoptarse medidas cautelares, como ha sido ya solicitado por varios de los ombudsman nacionales, incluyendo la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México, por supuesto que la comisión debe actuar en consecuencia”, precisó tras concluir una reunión con el secretario de la OEA, Luis Almagro, donde estuvo acompañado por una delegación de diputados y senadores de México.

“Hay 22 casos mexicanos identificados, de los cuales la mayoría ya han sido reunidos nuevamente con su padres pero este tema no es de números, es un tema de niños y niñas puestos en una condición altamente inaceptable, separados de sus padres, en lo cual son más de 2,000 casos en su mayoría de países centroamericanos”, sentenció Videgaray.

En un comunicado de prensa, la OEA confirmó que apoya el proyecto de resolución mexicano además de expresar que mantiene su firme posición a favor de los migrantes y calificó la separación de familias como un acto inhumano y cruel que no sólo carece de justificación jurídica y política, sino que carece absolutamente de una lógica moral.

“Es fundamental que se adopten todas las medidas necesarias para resolver la situación de al menos 2,300 menores de edad que han sido separados de sus padres y madres, provenientes principalmente de México, Guatemala, Honduras y El Salvador”, añadió el organismo.

Respecto a su reunión con funcionarios de la Casa Blanca, Videgaray reiteró que el propósito será externar la absoluta condena y el rechazo del gobierno y del pueblo mexicano a la separación de familias.

Crisis

Ante la presión nacional e internacional, el miércoles pasado el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva para detener, de momento, la separación de niños de familias migrantes en su frontera sur.