Sofía.- Las intensas nevadas y fuertes vientos que azotaban el martes a todo el este de Europa aislaron cientos de pueblos, mientras los equipos de rescate luchaban por evacuar a personas en el sur de Bulgaria, donde la lluvia y el deshielo causaron el rompimiento de una represa, inundando a un pueblo entero.

Un dique también cedió ante la intensa presión del agua cerca de la localidad búlgara de Kapitan Andreevo, en la frontera con Turquía, dijeron las autoridades.

La ola de frío ha causado la muerte de cientos de personas en Europa y la temperatura en algunos países se desplomó a 40 grados Celsius bajo cero. Funcionarios advirtieron el martes de posibles inundaciones cuando aumenten las temperaturas y la nieve se derrita.

Alrededor de 146 ciudades y pueblos de Rumania se encuentran aislados, sin comunicación por carretera o tren, debido a las ventiscas. Unos 174 pueblos no cuentan con electricidad, dijo Alin Maghiar, portavoz del departamento de emergencia de Rumania, a Reuters.

En Bulgaria, cerca de 300 pueblos y ciudades tampoco tienen electricidad. Los caminos están cerrados y varios puntos de control de las fronteras con Rumania y Turquía se encuentran clausurados, dijo el Ministerio del Interior, que agregó que se esperaban nevadas más fuertes para los próximos días.

La nieve derretida había causado el rompimiento de un muro contenedor de una represa e inundó el lunes un pueblo entero en el sur de Bulgaria. Cuatro personas se ahogaron y más de 50 fueron evacuadas, mientas que otras cuatro murieron cuando sus vehículos fueron arrastrados por el agua.

"Fue aterrador", dijo Todorov Iliyan, habitante del poblado de Biser, al diario Trud. "Nos advirtieron que el tsunami se acercaba sólo cinco minutos antes de que la ola llegara (...) Sobrevivimos por milagro", agregó.

La comisaria europea de Cooperación Internacional, Ayuda Humanitaria y Respuesta a Crisis, Kristalina Georgieva, dijo después de visitar Biser que "lo peor está por venir".

"Las próximas dos semanas pueden ser muy duras. El clima más cálido provocará que se derrita la nieve y la situación empeorará con toda probabilidad", afirmó según fue citada por la cadena bTV.

En Ucrania, el país más afectado, 135 personas habían muerto hasta el lunes y los meteorólogos dijeron que las bajas temperaturas, de unos 30 grados Celsius bajo cero, continuarán al menos hasta el 15 de febrero.

RIOS CONGELADOS

Los puertos de Varna y Burgas, en el Mar Negro, están cerrados debido a los fuertes vientos, mientras que el principal puerto rumano, Constanza, también se encuentra clausurado.

Autoridades serbias dijeron que estaban preparadas para usar explosivos para romper el hielo sobre los ríos Ibar y Danubio.

"Una capa de hielo de medio metro de profundidad se ha formado sobre el Ibar, cerca de Kraljevo, y hay un peligro real de que podría causar que el río se desborde en la ciudad", dijo Predrag Maric, jefe de departamento de emergencia del Ministerio del Interior.

Maric sostuvo que 100 kilómetros del Danubio están congelados y que el hielo será extraído.

El clima frío también ha aumentado la demanda de gas en muchos países europeos.

Italia tomó medidas de emergencia el lunes para enfrentar lo que calificó como una grave escasez de gas ruso. Los suministros a otros miembros de la Unión Europea mejoraron durante el fin de semana, pero se mantuvieron debajo de lo normal.

Rusia, que suministra alrededor de un cuarto del gas natural de Europa, redujo los flujos hacia el oeste del continente la semana pasada argumentando una mayor demanda interna debido al clima extremo.

Frío en Europa

Da clic en la imagen para ampliarla

apr