La Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por su sigla en inglés) estudia actualmente la forma en la cual podría renunciar al control de la enorme base de datos de los registros telefónicos domésticos que ha sido el foco de un intenso debate nacional, de acuerdo con funcionarios y ex funcionarios informados sobre los debates.

La agencia, en respuesta a las presiones políticas y de otro tipo, examina si existen medios factibles para que terceros, como las empresas de telefonía, mantengan los datos al tiempo que se le permita a la agencia explotar tales registros, manifestaron los funcionarios.

La comunidad de inteligencia está motivada, en parte, porque el Congreso probablemente no renovará la autorización de la NSA para la recolección masiva, cuando el estatuto en la que está basada expire en junio del 2015. También es posible que el Congreso, que está debatiendo la legislación para detener el programa de la NSA, pueda tomar acciones antes.

Un ex funcionario de inteligencia indicó que espera que la Casa Blanca sea quien arranque la vía para trasladar los datos a las empresas de telefonía , pero esto no va a suceder de inmediato .

Al describir un escenario posible, un segundo ex funcionario de inteligencia comentó: Las empresas de telefonía se encargarían de hacer y entregar el análisis. Oye, este tipo malo está hablando con este otro tipo malo .

Tener a las compañías telefónicas analizando los registros en nombre del gobierno, dependiendo de cómo se haga, podría aumentar la privacidad, el costo y otras preocupaciones, de acuerdo con los grupos de libertades civiles.

Al mismo tiempo, según afirmaciones de funcionarios y ex funcionarios, la comunidad de inteligencia realiza lobby en contra de una serie de recomendaciones hechas por un panel asesor, nombrado por la Casa Blanca, que incluyen la eliminación de la misión de ciberdefensa de la NSA, asegurar que la agencia no acopie ciertos tipos de armas cibernéticas y que requiera la aprobación judicial de citatorios, conocidos como cartas de seguridad nacional.

La decisión se produce al tiempo que el presidente Obama estudia las recomendaciones del panel y se prepara para dar a conocer su propio conjunto de reformas de inteligencia y vigilancia tan pronto como la próxima semana. El mes pasado, Obama manifestó que era posible que las empresas de telefonía mantengan los registros, a diferencia de la NSA, una idea propuesta por el panel.