La exasistente de relaciones públicas del presidente Donald Trump durante su campaña tiene por ahora la asignación temporal de encabezar la oficina de Comunicación de la Casa Blanca. La nueva directora interina de comunicación de la Casa Blanca quizá no tenga mucha experiencia en política, pero es muy versada en Trump. La nativa de Connecticut ha trabajado para él desde el 2014 y fue su portavoz de campaña.

Un funcionario de la casa presidencial de Estados Unidos dijo días atrás que Hope Hicks, de 28 años, trabajará con la secretaria de prensa, Sarah Huckabee Sanders, para ayudar a comunicar al mundo los mensajes de Trump. La promoción de Hicks como directora interina se conoció justo cuando la Casa Blanca enfrentaba uno de sus mayores desafíos de relaciones públicas. Ella ya estaba a cargo de las comunicaciones estratégicas .

Después de que Trump se salió del guion y culpó a ambos bandos de la violencia letal que estalló entre supremacistas blancos y contramanifestantes en Charlottesville, Virginia, la Casa Blanca enfrentó una crisis aguda y rápida de imagen.

Hicks ha servido desde hace mucho tiempo como guardabarreras de Trump y desempeña ese papel desde un escritorio cerca de la Oficina Oval. Igual que como ocurrió durante la campaña, las solicitudes de los medios de comunicación para entrevistar al presidente pasan por Hicks, quien fue la única ayudante presente en la Oficina Oval cuando Trump criticó duramente al secretario de Justicia, Jeff Sessions, durante una entrevista reciente al diario The New York Times. Ella no aparece en la televisión.

Hicks fue exmodelo de moda para Ralph Lauren y trabajó para Ivanka, la hija de Trump, como profesional de relaciones públicas. Ella no tenía antecedentes políticos cuando firmó contrato para trabajar en el 2015 en la incipiente campaña del empresario y celebridad de la televisión. Hicks se convirtió pronto en el centro de comunicaciones para un candidato no convencional que atrajo una atención mediática sin precedentes.

Hicks aprobaba las solicitudes de entrevistas, a menudo tachó tuits que dictó Trump y permaneció a su lado mientras él arrasaba electoralmente al país.

En el negocio de las relaciones públicas, Hicks siguió el ejemplo de sus padres, Paul y Caye Hicks. Después de graduarse en el 2010 de la Southern Methodist University con una licenciatura en lengua inglesa, Hicks se mudó a Nueva York y trabajó con Hiltzik Strategies, que también ha trabajado para Hillary Clinton, al igual que el padre de ella. Paul Hicks solía hacer las relaciones públicas para la NFL y ahora es director gerente de una firma en Washington.

En el 2014, Hicks hija se unió a la Organización Trump para ayudar a promover la mercancía de Ivanka. Trump la trasladó al equipo de campaña un año después.

Hicks no tiene cuenta en Twitter. Ella es un poco tímida, pero eso está bien porque es realmente muy talentosa , dijo Trump en Navidad, antes de suplicarle que dijera un par de palabras .

Su misión, ayudar a Trump.