Casablanca. Miles de personas se manifestaron en la ciudad más grande de Marruecos para protestar contra las reformas constitucionales dadas a conocer esta semana por el rey Mohammed, consideradas insuficientes por la oposición pro-democrática.

Después de las mayores manifestaciones en décadas -inspiradas por los levantamientos de la llamada "Primavera Arabe"-, la monarquía anunció el viernes que delegaría algunos de sus poderes en el Parlamento y el Gobierno y que sometería las reformas a referendo el 1 de julio.

Con estos cambios, el rey continuaría controlando la seguridad, el Ejército y la religión. Esto decepcionó a algunos opositores, que querían ver al monarca transferir sus poderes ejecutivos a autoridades electas.

"Estamos aquí para rechazar la constitución propuesta", dijo Aziz Yaakoubi, uno de los organizadores de la protesta en Casablanca, la capital comercial de Marruecos.

"Mantiene todos los poderes en manos del rey. Se negó a escuchar a la calle", agregó.

Los manifestantes marcharon por el distrito de la clase trabajadora de Casablanca, Derb Sultan, con pancartas que dejaban ver: "¡No a una constitución hecha para esclavos!" y "¡No a una constitución dictatorial!".

Unas 10,000 personas participaron en la manifestación, mientras que 500 activistas favorables a la monarquía se reunieron en una manifestación paralela.

Los organizadores de la manifestación opositora aseguraron que participaron 20,000 personas.