Buenos Aires. Lorena Martins, hija del empresario argentino Raúl Martins, quien está acusado de operar una red de prostitución entre Buenos Aires y Cancún amplió en Buenos Aires la denuncia contra su padre ante la justicia local.

La mujer se presentó ante la jueza María Romilda Servini de Cubría, y le entregó agendas pertenecientes a Martins, ex agente de inteligencia y supuesto proxeneta radicado en Cancún, quien enfrenta un proceso de expulsión por parte de las autoridades mexicanas.

De acuerdo con fuentes judiciales, las agendas incluyen datos que comprueban el mecanismo de sobornos puestos en marcha por Martins para lograr que las autoridades de Buenos Aires le permitieran mantener abiertos sus locales.

Lorena Martins también dejó en poder de la jueza un teléfono celular y apuntes de empleados de su padre sobre las supuestas donaciones que habría hecho el año pasado a la campaña del jefe de gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri.

Aunque el empresario aseguró que ya no maneja ningún club nocturno en la capital de Argentina, todavía se le atribuye la propiedad de por lo menos tres, además de los que se le adjudican en la Riviera Maya.

El escándalo de este caso estalló el mes pasado, cuando Lorena denunció a su padre en Argentina y reveló que trabajó durante el último año a su lado para reunir las pruebas suficientes sobre la red de explotación de mujeres que montó en ambos países.

La semana pasada, Lorena viajó a México, en donde realizó otra denuncia penal contra su padre y se entrevistó con la primera dama Margarita Zavala, y la diputada Rosi Orozco, presidenta de la Comisión de la Lucha contra la Trata de Mujeres.