Pekín. La lluvia más fuerte que ha golpeado a Beijing en seis décadas mató al menos a 10 personas y dejó coches y autobuses sumergidos, así como 10 muertes más a causa de las tormentas fueron reportadas en otros lugares de China, mientras que el país se prepara para más y peores aguaceros.

La lluvia del sábado por la noche derribó árboles e inmovilizó a automóviles y autobuses con inundaciones que llegaban a una altura superior a la cintura en algunas áreas de Pekín.

En el distrito de Tongzhou, en las afueras de la capital, dos personas fallecieron por techos derrumbados, una persona fue golpeada fatalmente por un rayo y una cuarta fue electrocutada por un cable de electricidad caído mientras ayudaba a escapar a sus vecinos, anunció la agencia gubernamental de noticias Xinhua.

Un hombre en Beijing murió cuando su coche quedó atrapado en aguas profundas cerca del centro de la ciudad, publicó el periódico Beijing News.