Tegucigalpa.- La economía de Honduras se ha contraído un 10.5% en 2020 golpeada por los efectos de la pandemia del coronavirus y la destrucción causada por las recientes tormentas tropicales Eta e Iota, dijo el lunes el presidente Juan Orlando Hernández, lo que significaría una caída récord en la historia nacional.

Primero, el país cerró fronteras y paralizó actividades económicas durante semanas por el Covid-19, y en noviembre sufrió el impacto de los dos ciclones, que dejaron unos 100 fallecidos, más de 3.8 millones de damnificados y severos daños en infraestructura y cultivos, según estimaciones oficiales.

"Nos golpearon tres elementos devastadores (en el 2020): la pandemia (del coronavirus), dos huracanes que se convirtieron en tormenta", afirmó Hernández durante una ceremonia castrense.

"Como nunca, nos ha golpeado el Producto Interno Bruto, porque ha caído en 10.5 por ciento".

El mandatario consideró especialmente graves las inundaciones y deslaves de tierra en el norteño Valle de Sula, uno de los más productivos a nivel comercial y agroindustrial, y en varios departamentos (regiones) en el este, el oeste y el litoral Atlántico.

El banco central había estimado en noviembre un retroceso de la economía de entre un 8.0% y un 9.0% este año, sin tomar en cuenta los perjuicios de Iota, aunque sí de Eta y de la epidemia.

La caída del 10.5% es considerada histórica, pues la más profunda reportada hasta ahora se remonta a 1954, de un 6.5%, por una huelga general que impactó a la producción de banana por firmas de Estados Unidos, la mayor actividad comercial entonces, según datos del banco central.

Honduras ha solicitado financiamiento y ayuda internacional para impulsar un plan nacional de reconstrucción de las zonas devastadas por Eta e Iota, que en muchos casos aún se encuentran entre escombros, inundadas o llenas de lodo.