Nueva Delhi.- India registró 315,000 nuevos casos de coronavirus en un día, un récord mundial para este país que se hunde en una grave crisis sanitaria por la pandemia, pero que también sigue azotando con fuerza a países de América Latina como Argentina, donde se superaron los 60,000 muertos.

El Ministerio indio de Salud informó este jueves de 314,835 nuevos casos de Covid-19, un balance diario que ningún país había registrado hasta ahora, lo que lleva el total a 15.9 millones de contagios en India desde que empezó la pandemia.

No obstante, el número de casos y muertes en proporción a la población sigue siendo significativamente menor en India que en muchos otros países.

Así, Brasil, con sus 212 millones de habitantes, ha registrado 381,475 fallecidos, el doble de India, donde viven 1,300 millones de personas.

En India, donde se contabilizaron 2,074 muertes en las últimas 24 horas, el balance de la pandemia roza los 185,000 fallecidos.

La crisis sanitaria se está viendo agravada por la escasez de oxígeno y de camas libres en los hospitales, lo que está empujando a muchos ciudadanos a pagar precios desorbitados en el mercado negro para poder asistir a sus familiares.

"Mi amigo está desesperado [...] La mayoría de proveedores de oxígeno apagaron sus teléfonos", declaró Zain Zaidi, empleado en un hotel de Lucknow. "Solo pude encontrar un proveedor, pero cobra 20,000 rupias (265 dólares). Tengo que comprarlo cueste lo que cueste".

En todo el mundo, el coronavirus ha matado a más de 3 millones de personas y contagiado a 143.8 millones, según un balance realizado por la AFP este jueves basado en fuentes oficiales.

El "peor momento" de Argentina

La pandemia está asestando un duro golpe a América Latina y el Caribe, la segunda región más afectada por detrás de Europa, con 878,642 fallecidos y 27.6 millones de casos.

Argentina, en pleno pico de contagios, superó el miércoles los 60,000 muertos por Covid-19 y "está viviendo el peor momento de la pandemia desde el 3 de marzo del año pasado", según la ministra de salud, Carla Vizzotti.

"Es el momento de más riesgo", insistió, a causa de la rapidez exponencial de los contagios y del número ingresos en las unidades de cuidados intensivos, ocupadas en un 75% en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Vizzotti pidió priorizar la salud sobre la política, cuando la alcaldía de Buenos Aires resiste en la justicia al cierre temporal de escuelas ordenado por el gobierno nacional para el AMBA, donde residen 15 millones de personas. Es, además, la zona del país con más infecciones.

En Ecuador, ante la "acelerada velocidad de contagio" del covid-19, el presidente Lenín Moreno decretó el estado de excepción en 16 de las 24 provincias, durante 28 días, atendiendo al llamado del Comité de Operaciones de Emergencia.

La medida conlleva la suspensión de los derechos a la libertad de tránsito, asociación y reunión y de inviolabilidad de domicilio y la imposición de un toque de queda nocturno de lunes a jueves. Además, desde las 20:00 del viernes a las 05:00 del lunes no podrán circular ni vehículos ni personas, salvo trabajadores de sectores "esenciales".

El país, de 17.5 millones de habitantes, ha registrado unos 363,000 casos de Covid-19 y más de 17,800 fallecidos.

Una vacunación muy desigual

En tanto, la vacunación avanza de forma muy dispar en el mundo, y los países iberoamericanos, reunidos en una cumbre en Andorra el miércoles, reclamaron en su declaración final "que el acceso, la compra y la distribución de las vacunas (...) sean universales" y evitar su "acaparamiento".

Latinoamérica ha vacunado a menos del 10% de su población y los líderes coincidieron en denunciar que a la región no llegan suficientes vacunas.

"Los países ricos, que representan el 16% de la población, tienen el 54% de las vacunas, y tienen más de las vacunas que necesitan", recalcó el presidente costarricense, Carlos Alvarado.

En contraste, en Estados Unidos, el país más afectado en términos absolutos con 569,404 muertos y 31 millones 862,401 contagios, el presidente Joe Biden se congratuló porque se administraron ya 200 millones de dosis, más de las que se habían previsto para estas fechas.

Un logro "asombroso", según el mandatario, que sin embargo llamó a no bajar la guardia ante el aumento de infecciones en varias zonas del país.

Por su parte, Alemania anunció que prevé comprar 30 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V contra el Covid-19, aunque todavía no haya sido autorizada por el regulador europeo.