En Cataluña, toda polémica huele a independencia. Lo mismo un partido Barcelona-Real Madrid, que la decisión de Juan Marsé de escribir en español y no en catalán.

Lo lamentable ocurre cuando la polémica eclipsa una tragedia como la ocurrida en Las Ramblas el 19 de agosto.

Ayer, el diario catalán El Periódico publicó una nota sobre una alerta que surgió en la CIA en el mes de mayo pasado sobre un posible acto terrorista en Las Ramblas de Barcelona.

El consejero de Interior, Joaquim Forn, y el director de los Mossos d’Esquadra (policía catalana), Josep Lluís Trapero, se vieron forzados a reconocer que la policía catalana sí recibió el 25 de mayo una alerta sobre el riesgo de que el Estado Islámico (EI) atentara este verano. Ambos negaron, en cambio, que esta advertencia procediera de la CIA, con el conocido argumento de que los Mossos no tienen relación con los servicios de inteligencia.

Precisamente la polémica se dispara por éste último dato. El Periódico de Cataluña reprodujo el documento enviado por la CIA; sin embargo, las autoridades catalanas aseguran que fue a las agencias de investigación del presidente Rajoy a quien la CIA envió el documento.

El documento revela que EU confirmó por escrito el pasado 21 de agosto, sólo cuatro días después del atentado, que el 25 de mayo había informado a los Mossos de que la Rambla era objetivo del terrorismo yihadista este verano.

Julian Assange también participó en la polémica entre los gobiernos español y catalán. A través de un tuit, el creador de Wikileaks escribió que el documento de la CIA era apócrifo debido a la manera en que la agencia estadounidense se refiere al Estado Islámico.

El presidente catalán Carles Puigdemont declaró el pasado 20 de agosto ante la periodista Ana Pastor del canal de televisión La Sexta, que la policía catalana no tiene comunicación con agencias de investigación porque Madrid concentra esas facultades.

Estoy convencido de que los servicios de inteligencia españoles están en contacto con los servicios de inteligencia de otros países. Lo que es evidente es que a una policía como los Mossos d’Esquadra ya nos gustaría poder tener relación directa con la CIA, pero evidentemente esto no ha ocurrido .

Ayer, los partidos políticos repartieron culpas a los gobiernos de Mariano Rajoy y Carles Puigdemont por no haber actuado bajo protocolos de seguridad.

Hay 16 muertos debido a los dos atentados, y sin embargo, la grilla política no los respeta.