Viena. El dirigente conservador austriaco Sebastian Kurz, que ganó las elecciones legislativas el pasado 15 de octubre con 31.5% de los votos, dijo que intentará formar un gobierno de coalición con el ultraderechista Partido de la Libertad.

Tanto el centroderechista Partido Popular de Kurz como el Partido de la Libertad centraron su campaña en mayores controles inmigratorios, deportación más rápida de solicitantes de asilo rechazados y represión del extremismo islámico.

El presidente encargó a Kurz el viernes que formara gobierno. Kurz dijo a la prensa que su probable socio, Heinz-Christian Strache, había demostrado la “voluntad de realizar cambios en Austria juntos”.

El líder, de 31 años, es el ministro del Exterior del gobierno saliente del canciller socialdemócrata Christian Kern. Pasaría a ser el jefe de Gobierno más joven de Europa.

Kurz dijo que tratará de formar gobierno para fines de año. Su partido fue el más votado en las elecciones del 15 de octubre, pero ninguno obtuvo mayoría propia en el Parlamento.

Dijo que una “condición esencial” para el nuevo gobierno es una “clara orientación proeuropea”, consciente del rechazo y los temores que despierta una participación del FPÖ en un futuro Ejecutivo. “Austria sólo puede ser fuerte si no sólo somos miembros de la Unión Europea, sino que ayudamos activamente a fortalecer la Unión Europea”, dijo.