Washington. La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, anunció que visitará tan "pronto como sea posible" México y Guatemala como parte de su misión de abordar las causas de raíz de la llegada de migrantes a la frontera.

"Tenemos planes para ir a Guatemala tan pronto como sea posible dadas las restricciones debido al Covid-19 y a otras cosas de esta naturaleza", indicó Harris, a quien el presidente Joe Biden le encargó que trabaje con México, Guatemala, El Salvador y Honduras para abordar las causas de raíz de la afluencia de migrantes hacia Estados Unidos.

Harris señaló también que Biden le pidió al secretario de Seguridad Interior (DHS), Alejandro Mayorkas, que se ocupe de la frontera.

"A mí me encomendaron abordar las causas fundamentales" que llevan a la migración, afirmó la vicepresidenta, el día de ayer al dirigir una rueda virtual con expertos como parte de su rol para encausar la diplomacia con México y los países del Triángulo Norte de América Central.

El aumento de la migración desde Centroamérica se ha convertido en uno de los principales desafíos para Biden en los primeros meses de su gobierno. En marzo, la cantidad de migrantes indocumentados detenidos en la frontera sur de Estados Unidos subió un 71% con respecto al mes anterior, sumando 172,331 personas.

Una arista del creciente desafío que enfrenta el gobierno de Biden es el aumento de la llegada de menores no acompañados, que son admitidos en el territorio estadounidense, y a quienes el gobierno tiene que albergar mientras espera reunirlos con algún familiar.

Los planes de la funcionaria estadounidense fueron confirmados más tarde por el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, quien dijo que es posible que ambos países logren acuerdos en materia migratoria, aunque aclaró que todavía no existe nada concreto.

"Lo que sí hay es buena voluntad de trabajar juntos", afirmó el mandatario, a través de un comunicado.

Corrupción, el inicio

La vicepresidenta recordó que en la migración desde América Central inciden varios factores como las condiciones climáticas, la violencia, la corrupción y la inseguridad alimentaria, y agregó que con respecto al Triángulo Norte, Estados Unidos tiene la oportunidad de darle a la gente "un poco de esperanza para que se puedan quedar en casa".

La editorial del diario The Washington Post del día de hoy recuerda a la vicepresidenta que la corrupción es el inicio de la tarea que tendrá que abordar con los gobiernos centroamericanos.

El diario menciona los posibles vínculos del presidente hondureño Juan Orlando Hernández con el narcotráfico o el perfil del salvadoreño Bukele a quien le molesta el tema de los derechos humanos. Por lo que toca al guatemalteco Giammattei, se encuentra en plena campaña para minar la independencia de los jueces, lastimada por Jimmy Morales por haber expulsado a un organismo de la ONU anti corrupción.