Tokio. Japón reconoció el martes que no estaba preparado para un accidente nuclear grave, como el desastre provocado por el tsunami en Fukushima, y dijo que los daños a los reactores y las fugas de radiación fueron peor de lo que se pensaba anteriormente.

En un informe que se presentará ante el organismo nuclear de la ONU, el gobierno también aceptó las fallas de diseño del reactor y la necesidad de una mayor independencia para los reguladores nucleares del país.

Se informó que el combustible nuclear en tres reactores probablemente se haya fundido a través de los vasos de contención interior, no sólo el núcleo, después del terremoto y el tsunami del 11 de marzo, que dejaron sin energía eléctrica la planta de Fukushima Daiichi y sus sistemas de refrigeración.

A la luz de las lecciones aprendidas, Japón reconoce que una revisión de su preparación para la seguridad nuclear y la respuesta es inevitable , se menciona en el informe. También recomienda un debate sobre la energía nuclear.

Asimismo, también se documenta que las rejillas de ventilación carecían de capacidad de filtrado, causando la contaminación del aire.

Varios expertos han dicho que el retraso en la ventilación fue la principal causa de las explosiones que dañaron aún más los reactores, que arrojaron grandes cantidades de radiación en el aire.