Japón anunció el viernes un plan para ayudar a Tokyo Electric Power -Tepco- a compensar a las víctimas de la crisis en su planta nuclear dañada por un tsunami y para evitar un colapso financiero, mientras lucha por resolver la peor crisis atómica desde Chernóbil.

El proyecto, acordado tras semanas de debate entre funcionarios de Gobierno, banqueros y ejecutivos de Tepco sobre quién debería pagar por la crisis, reduce el temor de los inversores relativo a un peor escenario posible en la crisis financiera de Tepco 9501.T.

El plan también se dio a conocer mientras los ingenieros siguen trabajando para controlar los reactores en la planta de energía nuclear Fukushima Daiichi, al norte de Tokio, dos meses después de que el sismo y el tsunami desataran fugas de radiación.

La agencia calificadora Standard and Poors bajó a Tepco de BBB+ a BBB y dijo en un comunicado: "El tope de compensación sigue siendo poco claro en esta instancia y prevemos que la rentabilidad de Tepco va a permanecer bajo una presión significativa durante un período muy largo de tiempo".

El Gobierno además emitirá bonos de propósito especial para ayudar a financiar el plan, que permitirá que la mayor empresa asiática de servicios públicos ofrezca pagos compensatorios que pueden llegar a decenas de miles de millones de dólares.

No habrá un techo fijado para las responsabilidades de Tokyo Electric.

El Gobierno también está considerando comprar acciones preferenciales a Tepco si se queda sin capital. No ofreció detalles, pero legisladores dijeron a la prensa esta semana que planea inyectar unos cinco billones de yenes (62.000 millones de dólares) en bonos de propósito especial al fondo de compensación.

A cambio del apoyo público, el Gobierno ejercerá el control "por cierto período de tiempo" sobre la administración de Tokyo Electric (Tepco), que también deberá pagar primas anuales al fondo.

Pese al alivio que significa el haber evitado lo peor, los inversores vendieron acciones de servicios públicos, alterados por la perspectiva de que el Gobierno intervenga en la administración del sector.

Las acciones de los bancos también cayeron luego de que el principal portavoz del Gobierno japonés dijo que se debe hacer una distinción entre los préstamos hechos antes del 11 de marzo y aquellos extendidos después del desastre y que los bancos quizás tengan que cooperar en aliviar la situación financiera de Tepco.

El mercado interpretó los comentarios del jefe de gabinete Yukio Edano como un indicio de que el Gobierno podría pedir a los bancos que condonen préstamos o hagan otras concesiones.

DOCH