Nueva York- El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, ignoró una advertencia de la ONU de evitar retórica incendiaria y declaró antes de la sesión anual de la Asamblea General que Israel "no tiene raíces" en la historia de Oriente Medio y que será "eliminado".

Ahmadinejad dijo asimismo que no tomaba en serio la amenaza de que Israel podría lanzar un ataque militar contra las instalaciones nucleares de Irán, negó haber enviado armas a Siria, y se refirió a las amenazas de Teherán contra la vida del autor británico Salman Rushdie.

Estados Unidos desestimó rápidamente los comentarios del presidente iraní considerándolos "vergonzosos, ofensivos e indignantes".

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha indicado que podría atacar los sitios nucleares de Irán y ha criticado la postura del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de dar más tiempo a las sanciones y a la diplomacia para impedir que Teherán adquiera armas nucleares.

Irán niega que busque obtener armas nucleares y afirma que su trabajo atómico es pacífico y que apunta a generar electricidad.

"Fundamentalmente, no tomamos seriamente las amenazas de los sionistas (...) contamos con todos los medios defensivos a nuestro alcance y estamos listos para defendernos", dijo Ahmadinejad a periodistas en Nueva York, donde participará de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió a Ahmadinejad de los peligros de su retórica inflamada cuando ambos se vieron el domingo en Nueva York antes de la reunión anual de esta semana de los líderes mundiales en la Asamblea General de la ONU.

Ahmadinejad, quien ha utilizado sesiones anteriores de la ONU para cuestionar al Holocausto y la versión de Estados Unidos de los ataques del 11 de septiembre del 2001, no prestó atención a la advertencia y en cambio reiteró su rechazo al derecho de existir de Israel.

"Irán ha estado por los últimos 7,000, 10,000 años. Ellos (los israelíes) han estado ocupando esos territorios durante los últimos 60 a 70 años, con el apoyo y fuerza de los occidentales. Ellos no tienen raíces ahí en la historia", comentó. El moderno Estado de Israel fue fundado en 1948.

"Creemos que se encuentran en un callejón sin salida y que buscan nuevas aventuras para escapar a ese callejón sin salida. Irán no será dañado con bombas extranjeras", declaró Ahmadinejad, hablando a través de un intérprete en su hotel de Manhattan.

"Ni siquiera los contamos como parte de cualquier ecuación para Irán. Durante una fase histórica, representan alteraciones mínimas en la escena y entonces son eliminadas", agregó el mandatario iraní.

En el 2005, Ahmadinejad llamó a Israel un "tumor" y se hizo eco de las palabras del ex líder supremo iraní, el ayatolá Ruhollah Khomeini, al decir que Israel debería ser eliminado del mapa.

"COMENTARIOS VERGONZOSOS, OFENSIVOS"

En Washington, el portavoz de la Casa Blanca Tommy Vietor reafirmó el compromiso de Estados Unidos con la seguridad de Israel.

"Los comentarios de Ahmadinejad son particularmente vergonzosos, ofensivos e indignantes. Resaltan una vez más por qué los compromisos de Estados Unidos con la seguridad de Israel deben ser inquebrantables, y por qué el mundo debe hacer responsable a Irán de su incapacidad de cumplir con sus obligaciones", dijo Vietor.

Estados Unidos también vinculó oficialmente a la compañía petrolera estatal de Irán con el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, una medida que permite a Washington aplicar nuevas sanciones sobre los bancos extranjeros que traten con la compañía.

Ahmadinejad habló también el lunes en una reunión de alto nivel de la ONU sobre el estado de derecho, y sus comentarios hicieron que el embajador de Israel ante Naciones Unidas, Ron Prosor, abandonara el lugar.

"Ahmadinejad mostró nuevamente que no sólo amenaza el futuro de la gente judía, busca borrar nuestro pasado", dijo Prosor en un comentario.

"Tres mil años de historia judía ilustran el claro peligro de ignorar fanáticos como el presidente de Irán, especialmente cuando está más cerca de adquirir armas nucleares".

Amir Ali Hajizadeh, un brigadier general de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, dijo que Irán podría lanzar un ataque preventivo contra Israel si estuviera seguro que el Estado judío se preparaba para atacarlo, según fue citado por un medio el domingo.

Ahmadinejad dijo que el tema nuclear finalmente es entre Estados Unidos e Irán y que debe resolverse mediante negociaciones.

"El tema nuclear no es problema. Pero la postura de Estados Unidos respecto a Irán es importante. Estamos listos para el diálogo, para una resolución fundamental de los problemas", pero bajo condiciones basadas en "justicia y respeto mutuo", declaró Ahmadinejad a la prensa.

"No esperamos que un problema de 33 años entre Estados Unidos e Irán sea resuelto de forma rápida", dijo Ahmadinejad. "Pero no hay otra forma aparte del diálogo", agregó.

Obama subrayará su compromiso de prevenir que Irán adquiera armas nucleares y abordará los disturbios musulmanes relacionados con un video anti islámico en su discurso en la Asamblea General el martes, dijo la Casa Blanca.

Ahmadinejad dijo el lunes que las condiciones en Irán, bajo sanciones de la ONU, Estados Unidos y la Unión Europea por su programa nuclear, no eran tan malas como las descritas por algunos y que el país podría sobrevivir sin los ingresos del petróleo.

Habrá reuniones complementarias de alto nivel sobre el programa nuclear de Irán y el conflicto sirio durante la Asamblea General, pero diplomáticos de la ONU no esperan que ninguno de los temas sea resuelto pronto.

La ONU y funcionarios occidentales han acusado a Irán de suministrar armas a las fuerzas progubernamentales de Siria, mientras que Damasco ha acusado a Qatar y Arabia Saudita de armar a rebeldes determinados a derrocar al presidente Bashar al-Assad.

Ahmadinejad rechazó la acusación de que Irán está enviando armas a Siria.

"Las llamadas noticias a las que usted alude han sido negadas con vehemencia, oficialmente", dijo Ahmadinejad en respuesta a una pregunta. "Buscamos la paz en Siria. Queremos y amamos a ambas partes (...) Vemos a ambas partes igualmente como nuestros hermanos", aseguró.

apr