El ministerio del Petróleo de Irán anunció ayer haber cortado las exportaciones de petróleo a Francia y Gran Bretaña en lo que calificaron como la primera de una serie de medidas punitivas dirigidas a los países europeos hostiles que han aprobado las sanciones económicas contra la República Islámica.

La medida, más bien simbólica, está destinada aparentemente a mellar las consecuencias políticas al interior de Irán por el embargo europeo propuesto para arrancar en el verano. Las autoridades iraníes han tratado de disminuir el impacto que representa la pérdida de sus clientes europeos, que compran hasta 18% de las exportaciones petroleras de Irán.

Las exportaciones de crudo a las empresas británicas y francesas se han detenido , anunció Ali Reza Nikzad-Rahbar, un portavoz del Ministerio del Petróleo de Irán, a través de un comunicado publicado en sitio web de la oficina. El funcionario agregó que Irán tiene otros clientes y que no tendrán problema alguno en vender y exportar nuestro petróleo .

El anuncio se produjo cuatro días después de que los medios estatales de comunicación informaran que los funcionarios iraníes estaban planeando poner fin a sus contratos de distribución petrolera con hasta seis países europeos, en represalia por las sanciones. Voceros del gobierno negaron posteriormente los informes, pero no antes de que los precios mundiales del petróleo se dispararan hasta alcanzar un máximo histórico en los últimos ocho meses, ya que los inversores se inquietaron por la escasez y la escalada de precios.

Esta disputa por el petróleo se produce mientras los países occidentales se preparan para aumentar aún más la presión económica y política con el fin de forzar a Irán a renunciar a sus ambiciones nucleares. Además del embargo de petróleo, las naciones europeas se preparan para excluir a los bancos iraníes del sistema de mensajería financiera internacional conocido como SWIFT, una medida que hará más difícil para Irán el recoger divisas de sus clientes extranjeros de petróleo.

El Ministerio del Exterior británico se negó a comentar, así como tampoco hubo una respuesta inmediata por parte de las autoridades francesas.

La agencia semioficial de noticias iraní Mehr anunció que las exportaciones de crudo a esas dos naciones fueron detenidas ayer. También anunció que la National Iranian Oil Co. ha enviado cartas a algunas refinerías europeas con un ultimátum para firmar contratos a largo plazo de dos a cinco años o bien sufrir también el corte del suministro.

Mehr no especificó a qué países se envió dicho ultimátum, pero España, Italia y Grecia están entre los más grandes compradores de petróleo iraní en Europa.