Viena. La agencia de la ONU el Organismo Internacional de la Energía Nuclear (OIEA) podrá acceder finalmente a dos sitios iraníes donde se sospecha hay actividad nuclear, informaron el organismo y Teherán mediante un comunicado conjunto el día de ayer 26 de agosto.

“Irán le concede voluntariamente a la OIEA acceso a dos sitios que reclamaba”, dijeron el jefe de la OIEA, Rafael Mariano Grossi, y el jefe nuclear de Irán, Ali Akbar Salehi.

“Se acordaron la fechas para el acceso de la OIEA y para las actividades de verificación”.

El texto no menciona de qué instalaciones se trata, pero los inspectores de la ONU llevaban meses pidiendo acceder a sendas instalaciones en Karaj e Isfahán (a 420 kilómetros al sur de la capital). Tampoco se especifican las fechas y las medidas de verificación que han sido acordadas.

Desbloqueo de disputa

El diplomático argentino Mariano Grossi, terminó este miércoles su primera visita a Irán desde que asumió el cargo en el 2019.

El consejo de gobernadores de la OIEA, con sede en Viena, adoptó en junio una resolución propuesta por varios Estados europeos que pedía a Teherán que diera libre acceso a sus inspectores para aclarar si en esos dos sitios se produjeron actividades nucleares no declaradas a principios de los años 2000.

Irán rechazaba hasta ahora responder favorablemente a las peticiones de la OIEA, que consideraba basadas en alegaciones israelíes.

Grossi logró negociar la visita a Irán en plena tensión entre Estados Unidos y sus aliados europeos ante el intento de Washington de mantener un embargo armamentístico contra Teherán, y reimponer las sanciones de la ONU.

El Consejo de Seguridad de la ONU rechazó el martes la propuesta de reimposición de sanciones solicitada por Estados Unidos.