Ciudad de México. Este año 2021 se ha roto el récord de flujos migratorios hacia Estados Unidos. Se trata de más de 1.7 millones de intentos de ingresos sin papeles y sus respectivas detenciones de las autoridades del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés), todos ellos desde la frontera con México.

Esta cifra triplica el promedio de arrestos ocurridos entre los años 2012 y 2020. Entre las causas: la crisis económica de la pandemia, la inseguridad y catástrofes climatológicas.

Fernando Morales de la Cruz fundador de Café for Change, un organismo que busca dignificar la labor de los caficultores, analiza el caso de la aportación al fenómeno migratorio de parte de este sector.

Morales de la Cruz comenta a El Economista: “El tejido económico y social de los países al sur de EU está siendo destruido por demasiadas industrias y empresas multinacionales que cada vez pagan menos en términos reales por los productos y servicios que compran, a pesar de que esas mismas corporaciones cada vez venden a los consumidores del norte a precios mucho más altos”.

El precio del café ha caído un 50% desde 2014: “se les está pagando un cuarto a los productores de café de lo que se les pagaba hace 35 años”, comenta Morales de la Cruz al programa Cinco Continentes de rtve. Esta situación “ha creado una crisis humanitaria: crece la miseria, el hambre, la desnutrición infantil y la migración forzada”, comenta.

geopolitica@eleconomista.mx