Dubái. Unos 200 combatientes de las fuerzas progubernamentales en Yemen fueron abatidos y más de 1,000, capturados en una ofensiva de los rebeldes el pasado agosto, indicó un responsable militar yemení, confirmando una información de los insurgentes hutíes.

El responsable militar, que pidió el anonimato, dijo que 200 soldados murieron durante esta ofensiva, ocurrida en el norte del país, cerca de la frontera con Arabia Saudita.

El número de prisioneros era, no obstante, “inferior” al que dieron los hutíes, añadió, y sostuvo que “la cifra está cerca de los 1,300 soldados”, 280 de los cuales estarían heridos.

En Saná, capital yemení en manos de los rebeldes, el portavoz de los hutíes, Yahya Saree, dijo en una rueda de prensa televisada que “más de 200 combatientes (leales al gobierno) murieron en ataques de drones y disparos de misiles  durante la ofensiva de finales de agosto.

El conflicto en Yemen inició hace más de cuatro años y ha acabado con la vida de decenas de miles de personas, según varias organizaciones humanitarias.