Budapest. El gobierno húngaro de Viktor Orbán negó el día de ayer el uso por sus servicios secretos de Pegasus, un software israelí para espiar a personalidades.

"El director general (de los servicios secretos) me informó que no se estableció ninguna cooperación con los servicios de inteligencia israelíes", aseguró el ministro de Relaciones Exteriores húngaro, Peter Szijjarto, en rueda de prensa.

Los servicios de inteligencia húngaros "no utilizan el software", agregó el canciller, cuyo gobierno aseguró "actuar conforme a la ley en vigor".

Según una investigación publicada el domingo por un consorcio de 17 integrantes, entre ellos los diarios Le Monde, The Guardian, The Washington Post y los medios mexicanos Proceso y Aristegui Noticias, activistas, periodistas y opositores de todo el mundo fueron espiados a través del software creado por NSO Group.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo que este escándalo "tiene que comprobarse, pero si ese fuera el caso, es completamente inaceptable".

Gabriel Attal, portavoz del gobierno francés, también denunció que "se trata de unos hechos muy chocantes".

El Gobierno de Marruecos también negó categóricamente ayer el uso de Pegasus.