El parlamento húngaro aprobó por mayoría este martes la detención sistemática de todos los migrantes que entraron en el país, una medida suprimida en 2013 bajo presiones de la Unión Europea y de la Agencia de la ONU para los refugiados (Acnur).

La nueva ley, adoptada por 138 votos contra 6 y 22 abstenciones, prevé que los migrantes sean llevados a "zonas de tránsito" en las fronteras con Serbia y Croacia, donde permanecerán retenidos en espera de una decisión definitiva sobre su solicitud de asilo.

La medida se aplicará tanto a los recién llegados como a los solicitantes de asilo alojados en el país, que en febrero sumaban 586.

Hace un mes el director de gabinete del primer ministro Viktor Orban, Janos Lazar, precisó que los migrantes vivirán en contenedores habilitados.

Hungría renunció en el 2013 a la detención sistemática de los migrantes por presión sobre todo de la Unión Europea, de Acnur y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Orban reconoció en enero que la reintroducción de esta medida, contraria al derecho europeo, iría "abiertamente en contra de la Unión Europea".

erp