El presidente turco advirtió a Holanda que pagará un precio elevado por impedir el ingreso de ministros al país para hacer campaña a favor del referéndum sobre la reforma constitucional, en medio de una agravada crisis entre Turquía y varios países de la Unión Europea.

Recep Tayyip Erdogan también renovó las airadas críticas de la víspera acusando a Holanda de comportarse como los nazis en el trato de los ministros turcos.

Los analistas pronostican un resultado ajustado en el referendo del 16 de abril en Turquía por lo que Ankara busca en Europa ganar apoyos entre los millones de la diáspora turca.

Sin embargo, el sábado la ministra turca de Familia, Fatma Betul Sayan Kaya, fue expulsada tras ingresar a Holanda por carretera a pesar de las advertencias de las autoridades de La Haya que le reiteraron que no era bienvenida .

También el sábado, La Haya negó el aterrizaje del avión del ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu, que debía participar en un mitin en Róterdam, anulado por la alcaldía de esa ciudad.

¡Holanda! Si estás sacrificando las relaciones [bilaterales] por las elecciones del miércoles, pagarás el precio , dijo Erdogan en una ceremonia en Estambul, en referencia a las legislativas del miércoles en Holanda en cuya campaña el islam ha sido uno de los grandes temas.

Según encuestas recientes, el partido del diputado antiislam, Geert Wilders, llegaría en segundo lugar.

Aprenderán lo que es la diplomacia , lanzó Erdogan agregando que lo que sucedió no puede quedar sin respuesta .

Erdogan volvió a acusar al gobierno holandés de actitudes que recuerdan el nazismo y el fascismo .

Occidente muestra su verdadera cara

El sábado por la noche la policía holandesa dispersó por la fuerza a manifestantes turcos mientras que en Estambul, el domingo, un hombre escaló hasta el techo del Consulado holandés y reemplazó la bandera holandesa por una bandera turca.

Un vocero del ministerio de Relaciones Exteriores holandés comentó que la situación sigue sin ser clara y que Holanda protestó ante las autoridades turcas por el incidente.

La campaña por el referéndum en Europa y dirigida a la diáspora turca está provocando tensiones en varios países, empezando por Alemania, donde varias ciudades anularon mítines a favor de Erdogan.

Occidente mostró su verdadera cara los últimos días , dijo Erdogan. Lo que vimos es una clara manifestación de islamofobia , añadió.

El presidente indicó que planeaba viajar a Europa para participar en mítines, una eventualidad que podría agravar aún más la crisis.

Puedo ir a cualquier país que desee si tengo pasaporte diplomático , dijo.

En tanto, el ministro turco de Relaciones Exteriores, que no pudo ingresar el sábado en Holanda, aterrizó esa misma noche en Francia, invitado a un mitin en Metz este domingo.

Unas mil personas de la comunidad turca se reunieron en Metz para participar en el mitin en apoyo al Sí en el referendo, provocando la indignación de la oposición de derechas y de extrema derecha francesa.

Durante el mitin, Cavusoglu calificó a Holanda de capital del fascismo , recuperando los términos usados por Erdogan.

El ministerio de Relaciones Exteriores francés aprobó su visita, considerando que el encuentro se acoge al régimen de la libertad de reunión , explicó el canciller francés, Jean-Marc Ayrault, en un comunicado.

Trato grosero y penoso

El sábado, la ministra Kaya, que viajaba por tierra desde Alemania, fue detenida afuera del Consulado turco de Róterdam por la policía holandesa. Luego de varias horas de negociaciones fue escoltada hasta la frontera con Alemania.

Este domingo en Estambul, Kaya fue recibida como una heroína por una multitud que agitaba banderas turcas. La ministra denunció que fue tratada de manera grosera y penosa .

El controvertido episodio provocó enfrentamientos en Róterdam que, luego de varias horas de una manifestación pacífica, unos mil manifestantes fueron dispersados cerca del consulado turco por la policía.

El gobierno holandés calificó como irresponsable a la ministra turca por intentar llegar a Róterdam luego de que le hubieran advertido que no era la bienvenida .

El primer ministro holandés, Mark Rutte, consideró este domingo como inaceptable lo sucedido el sábado con los ministros turcos, pero mostró su voluntad de desescalar la crisis abierta con Turquía.

Varios países manifestaron su malestar por esta campaña. Suiza y Austria también prohibieron el viernes la celebración de mítines en presencia de miembros del partido AKP de Erdogan, argumentando alteraciones del orden.

Alemania, en contra de mítines

El ministro alemán de Interior, Thomas de Maizière declaró que se oponía a que los ministros turcos acudan a Alemania para participar en mítines a favor del referéndum ideado por el presidente Erdogan.

Personalmente, no soy partidario de estas apariciones. No las deseo. Una campaña (electoral) turca no tiene nada que hacer aquí, en Alemania .

Estos mítines han provocado una crisis diplomática entre Ankara, por un lado, y Berlín y La Haya por otro.

Mark Rutte

Comida hindú en compañía de su madre

Poco apegado a las convenciones sociales, Mark Rutte conduce un coche austero y sigue viviendo en el mismo departamento que compró al acabar sus estudios. Aferrado a sus hábitos, come comida india los sábados por la noche con su madre, de más de 90 años, y a veces se le ve los viernes en la pizzería del barrio, en sudadera, pantalones de mezclilla y tenis.

De carácter afable, sabe evitar hábilmente con humor las preguntas incómodas durante las conferencias de prensa y los debates parlamentarios.

Nacido el 14 de febrero de 1967 en un barrio chic de La Haya, ciudad sede del gobierno, en la que creció, Rutte es el benjamín de una familia de siete hijos y quería ser pianista. La muerte de su hermano por Sida en 1989 le afectó mucho, confesó hace poco este licenciado en Historia.

Exdirectivo de Unilever, Rutte es un fascinado del sueño americano . Para él, la fuerza de una ciudad como Nueva York o de un país como Estados Unidos es que la gente que nació sin nada puede realmente hacer algo con su vida , agrega Eric Trinthamer, antiguo vocero del grupo parlamentario liberal.

Rutte aspira a un tercer mandato como primer ministro de Holanda y se posiciona para ello como el candidato de la seguridad y de la estabilidad.

Cita a menudo a Reagan, Thatcher y Churchill; se convirtió tras las elecciones legislativas del 9 de junio del 2010 en el primer ministro liberal de Holanda desde 1918.

Desde entonces, ha dirigido con tranquilidad el barco pese a las aguas turbulentas holandesas. Mark Rutte considera su mayor logro la recuperación económica del país gracias a una campaña de austeridad presupuestaria durante la crisis de la zona euro.