La Fundación Yaser Arafat indicó en un comunicado que "no ve la necesidad" de nuevas pruebas del envenenamiento del fallecido líder palestino y criticó implícitamente los procedimientos que inició la justicia francesa para exhumar sus restos.

"Desde su creación, esta fundación mantuvo su postura de que Yaser Arafat falleció por causas no naturales tras haber sido envenenado por un veneno no identificado en la época. No ve la necesidad de una nueva prueba", subrayó el comunicado de la fundación presidida por el sobrino de Yaser Arafat, Naser al Qidwa.

Al Qidwa, importante dirigente palestino, acusó recientemente a Israel de haber envenenado a Yaser Arafat con polonio, una sustancia radiactiva altamente tóxica, y exigió que "los responsables de este asesinato sean juzgados".

La viuda del jefe palestino, Souha Arafat, que vive en el exilio, interpuso una demanda ante la justicia francesa para que investigue la tesis de un posible envenenamiento.

La justicia francesa inició "los procedimientos necesarios" para viajar a Ramala, Cisjordania, en donde Yaser Arafat fue inhumado, con el objetivo de que "expertos de la policía científica francesa" puedan tomar muestras de los restos mortales, según Souha Arafat.

A la espera de este viaje, cuya fecha aún se desconoce, la viuda de Arafat pidió a la Liga Árabe y a la Autoridad Palestina que suspendiera sus "iniciativas" relativas al fallecimiento de su marido, para facilitar el trabajo de los investigadores franceses.

La dirección palestina reclama por su parte una comisión de investigación internacional similar a la que se formó tras el asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri en 2005.

Por su lado, los ministros árabes de Relaciones Exteriores pidieron el miércoles a la ONU que iniciara una investigación sobre las circunstancias de la muerte de Yaser Arafat.

La tesis del envenenamiento del dirigente palestino, cuya muerte el 11 de noviembre de 2004 en el hospital militar francés de Percy jamás fue clarificada, volvió a surgir tras la difusión en julio de un documental de Al Jazeera.

El canal de televisión catarí hizo analizar muestras biológicas de los efectos personales de Arafat por un laboratorio especializado de Lausanne (Suiza) que descubrió "una cantidad anormal de polonio".

EISS