Un hombre fue acusado el miércoles de poseer explosivos, en lo que la policía ha catalogado como un arresto vinculado con la cumbre del Grupo de los 20, que se realizará en Toronto durante el fin de semana.

Agentes armados y con una orden de allanamiento se presentaron en la casa de Byron Sonne, valorada en más de un millón de dólares y ubicada en un adinerado vecindario del norte de Toronto.

Sonne, un residente de Toronto, de 37 años, fue acusado de varios cargos, entre ellos posesión de explosivos, armas peligrosas, intimidación y daños, dijo el miércoles la policía en un comunicado.

Sonne tuvo un par de breves comparecencias ante la Corte el miércoles. Se trata de un hombre delgado, blanco, con escaso cabello y que vestía una camiseta negra.

El hombre le cerró un ojo a los periodistas cuando salió del juzgado escoltado por las autoridades.

Su audiencia para fijarle fianza fue postergada hasta el sábado.

La vocera policial Jillian Van Acker no quiso dar más detalles, pero funcionarios informaron que la investigación es parte de los esfuerzos que se llevan a cabo para garantizar la seguridad durante la cumbre del G20.

Según el perfil del portal LinkedIn de una persona llamada Byron Sonne, éste es un experto en computadoras y seguridad de redes y está licenciado como investigador privado. No estaba claro si se trata de la misma persona.

El abogado defensor Kevin Tilley indicó que hay poco que él pueda decir sobre la investigación y añadió que tenía poca información en torno a las acusaciones.

`` Está muy preocupado con esas acusaciones y espera poder aclararlas en el futuro'', dijo Tilley.

En Hacklab.to, un portal de Internet que se autodenomina como el colectivo de intrusos cibernéticos de Toronto, se publicó que uno de sus miembros fue arrestado y enfrenta una serie de cargos relacionados con el G-20.

Byron es inocente hasta que le demuestren lo contrario, y nos preocupamos por él como miembro del laboratorio y como amigo' , agrega el comunicado publicado en el portal de Internet.

APR