Bucarest.- La ola de frío polar que ya causó la muerte de al menos 190 personas se intensificó en Europa del Este el viernes y avanzó más hacia el oeste.

La temperatura descendió a 37 grados Celsius bajo cero en el norte de Eslovaquia y socorristas debieron excavar a través de la nieve en caminos montañosos para rescatar a autobuses de pasajeros varados en los Balcanes.

En Rumania, 80% del río Danubio se congeló pero la mayor preocupación eran los niños en el segundo país más pobre de la Unión Europea.

Funcionarios de protección infantil de la ciudad de Iasi colocaron a tres niñas bajo cuidado estatal luego de que un bebé de cuatro meses murió en un hogar no calefaccionado, donde la temperatura cayó hasta 20 grados bajo cero.

"Estos niños ya sufrían de malnutrición. Cuando llegó el frío, su situación fue de mal a peor a catastrófica", dijo un portavoz a Reuters.

Hasta unos 15,000 niños están en riesgo en Iasi debido al frío y otros seis fueron puestos bajo cuidado estatal, dijo el portavoz. La ola de frío ha causado hasta el momento 24 muertos en Rumania y 11 en la vecina Bulgaria.

La Unión Europea dijo que el suministro de gas ruso se redujo aún más para estados del este europeo, así como para Italia, Grecia y Austria, pero que no se enfrentan todavía a una emergencia.

Todos los países del bloque adquirieron gas adicional de otras fuentes.

En Ucrania han muerto 101 personas, 38 de las cuales fallecieron en las últimas 24 horas, y los supermercados tienen escasez de alimentos debido a que la entrega se ha visto obstaculizada. Otras ocho personas perdieron la vida en Polonia desde el jueves.

En los Balcanes, una nevada durante la noche agudizó la crisis.

El Gobierno serbio declaró el estado de emergencia en 19 municipalidades en el sur y este del país, donde seis personas murieron por el frío.

Seis personas murieron en Bosnia por el frío, entre ellos cuatro que fallecieron en las calles de la capital Sarajevo.

En la sureña región de Svrljig, bomberos trabajaron durante horas para evacuar a pasajeros de un autobús varado en un camino en la montaña, mientras que otro bus quedó atrapado por una avalancha en la localidad bosnia de Krupac, en el este del país. No se informó de víctimas.

La procesión para un funeral cerca de la frontera con Macedonia quedó varada por cuatro horas y se debió pasar el ataúd a una camioneta 4x4. En tanto, en el norteño pueblo de Ecka, pescadores tuvieron que usar martillos neumáticos para romper el hielo y poder conseguir peces.

"No veía algo así desde hacía más de dos décadas", dijo el pescador Niklola Kircic.

NIEVE

Cazadores locales utilizaban tractores para llevar comida a los animales en las montañas de Satornja.

"Los corzos y otros pequeños animales están al borde de la inanición porque el pasto quedó bajo mucha nieve", dijo Momir Nikolic.

El servicio meteorológico alemán dijo que espera que el frío extremo continúe en el centro y este de Europa por los próximos cuatro días, pero que la temperatura volverá a subir por encima del punto de congelación en la mayor parte de Francia y Gran Bretaña.

En Holanda, los rompehielos abrían el paso a Rotterdam, el puerto más grande de Europa.

La costa adriática de Croacia y muchas de sus islas estaban cubiertas de nieve, un hecho inusual tan al sur, mientras que en Italia, la mayor nevada en Roma desde la década de 1980 obligó al cierre de atracciones turísticas como el Coliseo y el Foro Romano.

En el sur de Francia, donde murió un hombre, el tráfico de grandes camiones fue suspendido.

apr