"Francia no dejará que la Mancha se convierta en un cementerio", dijo el miércoles el presidente Emmanuel Macron, tras la muerte de 31 migrantes en este canal entre Reino Unido y Francia, según el palacio presidencial.

El mandatario francés pidió el "refuerzo inmediato de los medios de la agencia Frontex en las fronteras exteriores de la Unión Europea", y una "reunión de urgencia de los ministros europeos concernidos por la cuestión migratoria".

El primer ministro, Jean Castex, llevará a cabo el jueves una reunión interministerial sobre el tema.

En su comunicado, Macron informó que eran al menos 31 las personas fallecidas en el naufragio, y no 27 como en un anterior balance.

Esta tragedia es la más mortífera desde que en 2018 aumentaron las travesías migratorias de este canal, tras el cierre progresivo del puerto de Calais y del túnel bajo la Mancha.

El presidente francés apuntó a las "redes de traficantes que, explotando la miseria y la angustia, ponen en peligro vidas humanas".

"Francia actúa, en colaboración con Reino Unido, para desmantelar las redes de traficantes" y "desde principios de año (...) se han detenido a 1.552 traficantes en el litoral norte y se desmantelaron 44 redes", precisó el presidente francés, añadiendo que se salvaron 7,800 migrantes.

rrg