Una bomba colocada en un camión cisterna explotó ayer cerca de un hotel utilizado por personal de las Naciones Unidas en el centro de Damasco, la cual hirió a tres personas y causó daños menores a edificios de los alrededores, informaron los medios de comunicación oficiales sirios.

El lugar de la explosión también está cerca de un club para oficiales del Ejército y del Ministerio de Defensa. El Ejército Libre de Siria se atribuyó el ataque, pero afirmó que el objetivo eran las fuerzas de seguridad sirias, no los observadores de la ONU, de acuerdo con Al Jazeera.

La operación tenía como objetivo el Comando Central de Seguridad en respuesta a los asesinatos perpetrados por las fuerzas de seguridad nacional , refirió el nombrado comandante del Ejercito Libre de Siria, Abu al-Noor, a Al Jazeera en una entrevista telefónica.

Fotos publicadas por la Agencia de Noticias Árabe de Siria mostraron una columna de humo negro desde el lugar de la explosión.

Faisal Mekdad, el viceministro de Relaciones Exteriores, visitó la zona y aseguró que ningún elemento de la ONU resultó herido en el ataque.

La jefa humanitaria de la ONU, Valerie Amos, se encuentra actualmente en Damasco, pero no estaba claro si estaba cerca del hotel en el momento de la explosión.

Cerca de 100 observadores de la ONU permanecen en Siria de un equipo más grande enviado a supervisar un alto el fuego que nunca ocurrió.