El presidente de España Pedro Sánchez decretó este domingo un estado de alarma que amparará la aplicación de un toque de queda en todo el país, a excepción de las islas Canarias, para enfrentar la nueva ola de coronavirus.

"El estado de alarma es la herramienta constitucional para situaciones extremas y la situación que vivimos es extrema", dijo en una comparecencia televisada Pedro Sánchez tras reunir de forma extraordinaria su consejo de ministros.

En esta reunión, convocada de urgencia en la víspera, el gobierno aprobó la aplicación de un estado de alarma durante quince días, pero con la intención de pedir al Congreso una prórroga hasta principios de mayo, según explicó el presidente español.

Dentro del decreto del estado de alarma, el ejecutivo impondrá un toque de queda nocturno entre las 23:00 horas y las 06:00 horas en todo el país excepto las islas Canarias, aunque da potestad a las autoridades regionales para avanzarlo o retrasarlo una hora.

Este régimen jurídico también permitirá a los gobiernos de las 17 regiones, con competencias sanitarias en España, restringir los movimientos de acceso y salida de sus territorios.

El anuncio llega en plena segunda ola del Covid-19 en toda Europa y días después de que España superara oficialmente el millón de casos diagnosticados desde comienzos de la epidemia, siendo el primer país de la Unión Europea y el sexto del mundo en hacerlo.

Entre marzo y junio, durante la primera ola de la pandemia, el gobierno declaró el estado de alarma para decretar un severo confinamiento domiciliario en el país y asumir por completo la gestión sanitaria de la pandemia.

Desde entonces, la gestión recayó nuevamente en los gobiernos regionales que, sin el amparo que ofrece el estado de alarma, vieron cómo algunas de las restricciones decretadas para frenar la pandemia eran anuladas por el poder judicial.

"Es la herramienta más eficaz para frenar la curva de contagios y mantener a raya el virus", defendió Sánchez, quien descartó por ahora la imposición de un nuevo confinamiento domiciliario.

Para prorrogar el estado de alarma más de quince días, el gobierno necesita del apoyo del Congreso.

Si bien la coalición de izquierdas de Sánchez se encuentra en minoría, puede disponer del respaldo necesario con partidos nacionalistas vascos y catalanes y la formación de centroderecha Ciudadanos dispuestos a extenderlo.

Algunas regiones ya se habían adelantado con restricciones locales, como Madrid, Castilla y León, Valencia y Granada.

Se trata del segundo estado de alarma decretado en España, tras el impuesto en marzo y que duró hasta junio con un confinamiento general de la población para contener la primera ola de la pandemia, que causó casi 35,000 muertos en el país.

Nuevo récord mundial por tercer día consecutivo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el domingo que la víspera se confirmaron 465,319 casos de nuevo coronavirus, un nuevo récord mundial por tercer día consecutivo (449,720 el viernes y 437,247 el jueves).

Casi la mitad se registró en Europa, con 221,898 en un día. El continente acumula ya cerca de nueve millones de contagios y más de 260,000 muertos.

De acuerdo con la organización, el hemisferio norte se encuentra en un "momento crítico" de la pandemia, advirtió el viernes su director Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Francia registró el domingo un número récord diario de contagiados en ese país, después de que fueran diagnosticadas positivas 52,010 personas, según datos de Salud Pública. El número de muertos se incrementó en 116 y ya suma un total de 34,761 personas.

Restricciones en Italia

Ante la segunda ola, varios países europeos, como Francia, ya instauraron el toque de queda desde mediados de octubre.

En Italia, tres regiones con las ciudades más populosas lo adoptaron en los últimos días: Lazio (Roma, centro), Lombardía (Milán, noroeste) y Campania (Nápoles, sudoeste). Por lo menos otras dos regiones, Piamonte (norte) y Sicilia (sur), le seguirán los pasos en la semana.

Tras un récord de contagios el sábado -20,000 en 24 horas para más de 500,000 casos y 37,000 muertos-, el gobierno italiano endureció de nuevo las medidas.

Cines, teatros, gimnasios y piscinas cerrarán a partir del lunes y hasta el 24 noviembre. Los bares y restaurantes deberán dejar de servir después de las 18:00 horas, y el 75% de las clases en los institutos y universidades continuarán por internet.

"El objetivo es claro: mantener la curva de contagios bajo control, pues es la única manera de poder gestionar la pandemia sin verse sumergidos", explicó el domingo el primer ministro Giuseppe Conte.

Medidas en cambio no siempre bien recibidas. La noche del sábado al domingo, decenas de manifestantes de extrema derecha protestaron contra el toque de queda y se enfrentaron a la policía antidisturbios en el centro histórico de Roma.

"Esto nos va a destruir", declaró a la AFP Augusto d'Alfonsi, propietario de un restaurante en la capital. "Ya hemos perdido el 50% de nuestra clientela este año. Sin ayuda del gobierno, estamos acabados", aseguró a la AFP.

En Bélgica, las autoridades de Bruselas adelantaron el toque de queda de medianoche a las 22:00 horas, ordenaron el cierre de tiendas a las 20:00 horas y prohibieron las actividades culturales y deportivas a partir del lunes.

En Francia, los diputados votaron el sábado prolongar hasta el 16 de febrero el estado de emergencia sanitaria, que autoriza al ejecutivo a aplicar restricciones frente a la crisis. El toque de queda de 21:00 a 06:00 afecta desde el sábado a 46 millones de franceses, por seis semanas.

La situación se ha vuelto grave también en el este del continente, con restricciones en Polonia, Eslovaquia y República Checa, entre otros. También en Bulgaria, donde el primer ministro Boiko Borissov anunció el domingo que dio positivo por coronavirus.

Récord diario de casos en Estados Unidos

La pandemia ha dejado ya cerca de 1.2 millones de muertos en el mundo desde finales de diciembre, según un balance de la AFP del domingo.

Estados Unidos es el país del mundo más enlutado, con más de 224,000 decesos y 8.6 millones de contagios. El sábado registró un nuevo récord de casos diarios por segundo día consecutivo, con cerca de 89,000.

El expresidente Barack Obama fustigó el sábado al jefe de Estado Donald Trump por su gestión de la pandemia, acusándolo de "arruinarlo todo por completo", durante un mitin demócrata en Miami, Florida, diez días antes de las elecciones.

En América Latina y el Caribe, donde hay más de 387,000 muertos y cerca de 10.8 millones de contagios, Colombia superó este sábado el umbral simbólico del millón de casos de Covid-19 desde el inicio de la pandemia, con 30,000 fallecidos.

Según expertos, se explica por el relajamiento en septiembre de las medidas de confinamiento ante el descalabro de la economía.

En Chile, más de 14.7 millones de chilenos están habilitados para votar este domingo en un plebiscito para decidir si cambian la Constitución redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Las urnas funcionarán excepcionalmente por 12 horas, con un horario especial para los mayores de 60 años, restricciones en los accesos y la prohibición de votar para los contagios activos de Covid-19. El país superó el sábado los 500,000 contagiados y casi 14,000 fallecidos en casi ocho meses.

Por último, el gobierno argentino anunció que abrirá las fronteras para recibir a turistas de países limítrofes durante la próxima temporada de verano austral con el fin de mejorar el golpeado sector.

kg