Desde fuera de Venezuela, se le percibe como un país que se aproxima a toda velocidad a una guerra civil en medio de la feroz represión de la fuerza pública y la resistencia de la oposición, sobre todo, al empecinamiento de los jóvenes contra el régimen autoritario de Nicolás Maduro.

Desde hace más de un mes, la violencia crece exponencialmente en las calles, convertidas en verdaderos campos de batalla. Algunos analistas foráneos temen que se trate del prólogo de una guerra intestina de grandes proporciones si ambos bandos llegaran a utilizar armas (hasta el día de hoy paramilitares las han utilizado, mientras que las fuerzas públicas han lanzado gases químicos).

En diálogo con El Economista, José Ignacio Guédez, secretario de la Asamblea Nacional de Venezuela, descarta la posibilidad de una guerra civil porque para eso se necesitarían dos bandos armados y afirma que la oposición está desarmada en la calle, básicamente resistiendo .

Aquí lo que hay es una resistencia democrática, masiva, de verdad increíble, a todo riesgo, la cual se sigue enfrentando a una tiranía que la reprime. Hay por supuesto colectivos armados que atendiendo a las órdenes del gobierno y con la complicidad de las fuerzas armadas han actuado , reconoce.

Venezuela giró hace tiempo al formato de una dictadura clásica con presos políticos, censura periodística, asfixia social y urnas bien guardadas.

El pasado 1 de mayo, Maduro convocó a una Asamblea Constituyente popular, pero eso no hizo más que arreciar las movilizaciones callejeras porque, a juicio de Guédez, haría sucumbir el voto universal, sustituyéndolo por un Estado corporativo .

El planteamiento de Maduro es, en suma, evitar que haya elecciones en Venezuela. Al final es un desmontaje del voto popular para que, siendo minoría, pueda seguir en el poder para hacer elecciones a su medida , señala.

A su juicio, el rechazo al presidente se convirtió en un conflicto generacional pues hay una juventud condenada por el gobierno al genocidio, que está dando todo en la calle por rescatar su democracia .

México da paso al frente

Sobre el rol que juega México, que ha variado su postura sobre todo desde la llegada a la Cancillería de Luis Videgaray en enero pasado, para presionar al gobierno de Maduro, a fin de liberar a los presos políticos y frenar la represión contra los ciudadanos, el dirigente opositor saludó positivamente el apoyo.

Para el asambleísta, se trata de una actitud lógica porque México y otras naciones que pugnan por una restitución del Estado de Derecho en Venezuela no podía ser indiferente un gobierno en el continente que decidiera eliminar las elecciones .

Guédez piensa que México y todos los países de la Organización de Estados Americanos (OEA) podrían jugar un papel en el cambio democrático en su país.

Obrador, ¿un riesgo?

Alerta también sobre el riesgo de que México pueda enfrentar una situación similar a la de su país, con el caso de Andrés Manuel López Obrador, precandidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Eso puede suceder también con López Obrador , explicó el dirigente, quien sospecha que si las opciones de izquierda como la representada por el dirigente de Morena no se deslizan (toman distancia) de este fracaso rotundo en Venezuela, van a sufrir castigos en elecciones en su propio país , previstas para el 2018.

Al mundo también le puede servir la lección de Venezuela , expuso Guédez, quien consideró que la tiranía representada por Maduro está retando todas las referencias de falsas izquierdas que hay en el mundo y no sería raro que estas formaciones políticas comiencen a distanciarse de Venezuela .

En una entrevista con Ciro Gómez Leyva, López Obrador recomendó a los opositores a Maduro no caer en la trampa de la violencia , pero calificó de lamentable que exista esa confrontación en Venezuela. Obrador no se distanció de Maduro.

La previsión de Guédez parece ser real: tarde o temprano, el conflicto venezolano podría repercutir en las futuras elecciones en América Latina y un deslinde a tiempo podría ser valioso para obtener mayor aceptación ciudadana sobre todo en el caso de un hombre como López Obrador que ha sido comparado con Hugo Chávez.

[email protected]