A pocos días de la visita del primer ministro de Israel, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pronunció las palabras más duras sobre Irán hasta el momento, advirtiendo sobre su voluntad de recurrir a la opción militar para evitar que Teherán adquiera armas nucleares.

Enfatizando que sería inaceptable que Irán construyera un arma atómica, Obama declaró: "Yo no miento".

" Creo que tanto el Gobierno iraní como el israelí reconocen que cuando Estados Unidos dice que es inaceptable que Irán tenga un arma nuclear, lo decimos en serio", dijo Obama en una entrevista con la revista Atlantic, que tuvo lugar el lunes y se publicó el viernes.

Los comentarios se conocieron antes de su reunión con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el lunes en la Casa Blanca.

Ambos líderes dialogarán en medio de las preocupaciones de Washington por un posible ataque de Israel contra los sitios nucleares iraníes a menos de que reciba garantías más sólidas de que Washington está dispuesto a adoptar un enfoque más duro hacia Teherán.

En la entrevista, Obama sostuvo que las sanciones internacionales contra Irán fueron "mucho más efectivas de lo que nadie anticipó" y que ofrecían una oportunidad de resolver el problema de forma permanente.

Pero señaló que si el esfuerzo de las sanciones fracasa, Estados Unidos no descartará ninguna opción de la mesa. Agregó que no sólo Israel sino también su país estaban " profundamente" interesados en que Irán no pudiera adquirir un arma nuclear.

Presionado por lo que ha sido una incómoda relación con Netanyahu hasta el momento, Obama dijo que ambos habían cooperado de cerca en varios temas, pero reconoció que tenían una relación más de tipo formal que un vínculo personal.

"De hecho, creo que la relación es muy funcional y para comprobarlo hay que experimentarlo", afirmó. "La verdad es que los dos tenemos tantos asuntos que atender que no siempre hay tiempo de mantener discusiones más allá de lo formal", añadió.

RDS