Ante la nueva regla del gobierno estadounidense para limitar las solicitudes de asilo a migrantes en su territorio, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, aseguró que los mexicanos no se verán afectados, además de que dicha decisión no implica que México se convierta en tercer país seguro.

De acuerdo con la modificación regulatoria publicada en el Registro Federal y que entrará en vigor este martes, los solicitantes de asilo que pasan por otro país primero no serán elegibles para asilo en la frontera sur de Estados Unidos.

El canciller reiteró que México es un país que está a favor del asilo y del refugio por lo que no coincide con medidas que limiten el acceso a estas prácticas de protección a las personas que temen por su vida o seguridad en su país de origen por motivos de persecución.

“México mantendrá su política de asilo y refugio, como marca nuestra Constitución, la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político, los instrumentos internacionales de los que México es parte, así como la tradición histórica de nuestro país”, dijo en rueda de prensa.

También agregó que: “El gobierno mexicano se mantendrá atento a las implicaciones que esta decisión de Estados Unidos podría conllevar para los solicitantes de asilo de otros países que ingresen a ese país por su frontera sur. En este sentido, se prestará especial atención a que se respete el principio de no devolución (non-refoulement) reconocido por el Derecho Internacional vigente”, aseguró.

Por su parte, el consultor jurídico de la SRE, Alejandro Celorio, aclaró que la medida se impondrá a los solicitantes de asilo que transitan por uno o más países diferentes al de origen por lo que no aplicaría para mexicanos.

“Estas medidas unilaterales de cambios regulatorios al sistema de asilo estadounidense de ninguna manera constituyen un mecanismo de tercer país seguro, además no forma parte de un acuerdo bilateral, regional o multilateral en el que se establezca un mecanismo de tercer país seguro, se trata de restricciones específicas para poder solicitar asilo en la frontera sur con México”, detalló Celorio.

Existen excepciones para la nueva medida estadounidense como: si alguien comprueba que ha sido objeto de trata o de persecución política o si un solicitante de asilo buscó protección en otro país antes de llegar a Estados Unidos y se le negó, entonces si puede aplicar para una solicitud de asilo en el país del norte.

Redadas en Estados Unidos

En cuanto al anuncio de redadas en Estados Unidos, los cónsules de Los Ángeles, Atlanta, Houston, Chicago y Nueva York informaron que no se han presentado detenciones de migrantes ni operativos migratorios. Asimismo, los 50 consulados mexicanos en la unión americana siguen blindando acciones para proteger los derechos humanos de los connacionales.

“Del reporte que tengo, no tenemos un incremento del número de mexicanos detenidos en Estados Unidos, ni tampoco un incremento en el número de deportados o repatriados, eso no quiere decir que no pueda ocurrir en los próximos días”, enfatizó Ebrard.