Washington.- El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense dijo el miércoles que no espera que el Congreso levante el embargo comercial contra Cuba este año, aunque sostuvo que la decisión podría tomarse durante la gestión de otro mandatario, si se producen cambios en La Habana.

NOTICIA: Obama se enfrasca en un nuevo intento de cerrar Guantánamo

El presidente Barack Obama ha estado tomando medidas en los últimos 14 meses para normalizar las relaciones con Cuba, pero el severo embargo que pesa sobre la isla hace más de 50 años es uno de los mayores obstáculos para consolidar el acercamiento entre los dos países.

"No sucederá este año pero creo que es algo que podría pasar cuando se inicie (un Gobierno) de un nuevo presidente", dijo el senador republicano Bob Corker a periodistas durante un evento en Washington.

NOTICIA: Trump sugiere ceder la base de Guantánamo a Cuba

"Si Cuba evolucionara en su comportamiento y las personas pudieran ver los resultados de lo que está sucediendo a partir de los cambios que establecieron los decretos, entonces creo que es posible", aseveró.

Obama y el presidente cubano, Raúl Castro, anunciaron en diciembre del 2014 la normalización de las relaciones después de décadas de hostilidad entre ambas naciones. Estos cambios han sido rechazados por republicanos en el Congreso, que sostienen que La Habana debería hacer más por mejorar sus antecedentes de derechos humanos.

NOTICIA: Cubanos ven en visita de Obama el fin de la escasez

El líder demócrata ha utilizado su autoridad como mandatario para aliviar las restricciones de viaje y comercio en relación a Cuba. La Casa Blanca anunció que el próximo mes Obama se convertirá en el primer presidente estadounidense en visitar La Habana desde 1928.

Pero el embargo comercial estadounidense, impuesto a la isla en 1960, no puede ser levantado sin la aprobación del Congreso. Los republicanos controlan ambas cámaras y aunque varios concuerdan con la gran mayoría de demócratas que desean cancelar la medida, los legisladores líderes del partido se oponen con firmeza.

mac