París. El grupo terrorista que atacó Bruselas el 22 de marzo planeaba en un principio lanzar un segundo ataque en Francia, indicó el domingo la oficina de la fiscalía federal belga.

Sin embargo, los agresores se vieron sorprendidos por la rapidez del progreso de la investigación en curso y en cambio decidieron apresurar un ataque en Bruselas, informó la fiscalía.

Dos agresores suicidas mataron a 16 personas en el aeropuerto de Bruselas el 22 de marzo. Otras 16 personas murieron esa misma mañana en la ciudad por una segunda explosión en la estación de metro de Maelbeek.

Los investigadores han encontrado lazos estrechos entre la célula responsable de los ataques de Bruselas y el grupo que mató a 130 personas en París el 13 de noviembre.

La noticia del domingo confirma lo que muchos sospechaban: que la serie de registros y detenciones en la semana previa a los ataques en Bruselas, incluida la captura de Salah Abdeslam, un prófugo clave en los atentados de París, presionaron a los atacantes y los llevó a actuar.

La acusación sobre que los agresores de Bruselas planeaban una repetición de los atentados en París se produjo un día después de que las autoridades belgas presentaran cargos contra cuatro hombres acusados de participar en asesinatos terroristas y actividades de grupo terrorista en relación con los ataques de Bruselas. Uno de ellos, Mohamed Abrini, también afronta cargos relacionados con los atentados en París, indicó la fiscalía.

Abrini ha sido identificado como el hombre del sombrero , al que se vio junto a los dos atacantes suicidas que se inmolaron en el aeropuerto de Bruselas. Además, imágenes de videos de seguridad lo sitúan en el convoy con los agresores que viajaron a París antes de la masacre del 13 de noviembre.

Abrini era un amigo de la infancia de los hermanos de Bruselas Salah y Brahim Abdeslam, ambos sospechosos de los atentados en París, y tenía lazos con Abdelhamid Abaaoud, supuesto ideólogo de los ataques de París y que murió en una redada de la policía francesa poco después de los atentados de noviembre.

Brahim Abdeslam se inmoló en los ataques de París, mientras que Salah Abdeslam fue detenido en Bruselas el 18 de marzo, cuatro días antes de los atentados en la capital belga, tras cuatro meses de búsqueda.