Moscú. La federación suiza no prevé que la FIFA suspenda a sus jugadores Granit Xhaka y Xherdan Shaqiri por las celebraciones de sus goles en el triunfo ante Serbia, informó el presidente del organismo.

Peter Gillieron dijo que espera una “decisión rápida” después de que la FIFA anunció el sábado que abrió un expediente disciplinario en contra de los jugadores por su gesto con las manos en representación del águila de dos cabezas, que es el símbolo nacional albano.

Xhaka y Shaqiri tienen ascendencia étnica albana vinculada con Kosovo, una exprovincia de Serbia que se declaró independiente en el 2008. Serbia no reconoce la independencia de Kosovo.

Las reglas de FIFA prohíben a jugadores y aficionados expresiones políticas y permiten que la comisión disciplinaria actúe al presentarse “graves infracciones que hayan escapado a la atención de los árbitros del partido”.

Xhaka y Shaqiri, cuyo gol a los 90 minutos le dio a Suiza una victoria por 2-1, posiblemente hubieran recibido una tarjeta amarilla al momento de sus festejos.

Árbitro, a La Haya

La FIFA también anunció la apertura de un expediente disciplinario contra el seleccionador serbio Mladen Krstajic, que estimó que el árbitro alemán Felix Brych debería ser “enviado a La Haya” para ser “juzgado” allí, aludiendo al Tribunal Penal Internacional para los juicios sobre crímenes de guerra en la extinta Yugoslavia.

“Nos han robado”, había declarado Krstajic, muy enfadado con el árbitro tras la derrota 2-1 ante Suiza, el viernes en la segunda jornada del Grupo E del Mundial. “No le mostraría una tarjeta amarilla o una roja. Le enviaría a La Haya. Allí podrían juzgarlo, como hicieron con nosotros”, dijo.

La FIFA intenta separar el futbol de la política, no siempre se puede.