El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador se alista para los comicios presidencial y legislativo del próximo domingo, para los que el mandatario socialista Rafael Correa desistió de participar.

El organismo "prácticamente tiene toda la logística electoral desplegada", dijo la vicepresidenta del CNE, Nubia Villacís, al canal Ecuavisa.

Agregó que "los kits están llegando ya a nuestras delegaciones" de las 24 provincias del país para las elecciones, a las que están convocados alrededor de 12.8 millones de ecuatorianos de una población total de 16.5 millones.

Villacís señaló que el material electoral ya fue entregado para las mesas electorales que serán instaladas en el exterior, donde deberán sufragar unas 378,300 personas.

El CNE tiene previsto concluir el sábado la distribución del material, que incluye unas 64.1 millones de papeletas electorales.

Además, desde el pasado viernes están llegando al país observadores de varias organizaciones como de la OEA y la Unasur, según la vicepresidenta del CNE.

Ecuador destinará 131.6 millones de dólares para organizar las elecciones del 19 de febrero y eventualmente el balotaje presidencial, programado para el 2 de abril próximo.

En la jornada del domingo, para los que Correa en el poder desde 2007 desistió de presentarse, los ecuatorianos elegirán presidente y vicepresidente en binomio, 137 diputados y cinco parlamentarios andinos.

El candidato oficialista Lenín Moreno, exvicepresidente de Correa entre el 2007 y 2013, es el favorito según varias encuestas privadas como la de Cedatos, que le da un 32.3% de la intención de voto de acuerdo a su más reciente sondeo.

De los otros siete presidenciables, todos de oposición, los mejores ubicados son el exbanquero Guillermo Lasso (21.5%) y la excongresista Cynthia Viteri (14%), ambos de derecha.

Para ganar la presidencia en primera vuelta en Ecuador se requiere la mayoría absoluta de los votos válidos u obtener un 40% de los sufragios y una diferencia de 10 puntos sobre el segundo aspirante.

Junto a los comicios se desarrollará una consulta popular, en la que los ecuatorianos deberán pronunciarse a favor o en contra de una propuesta de Correa quien ganó en primera vuelta en 2009 y 2013 para prohibir a los políticos tener capitales en paraísos fiscales.