Washington. Los golpistas militares de Myanmar intentaron mover unos 1,000 millones de dólares retenidos en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York días después de tomar el poder el primero de febrero, lo que llevó a los funcionarios estadounidenses a congelar los fondos.

La transacción del 4 de febrero a nombre del Banco Central de Myanmar fue bloqueada por primera vez por las salvaguardias de la Fed. Los funcionarios del gobierno de Estados Unidos luego se estancaron en aprobar la transferencia hasta que una orden ejecutiva emitida por el presidente Joe Biden les otorgó autoridad legal para bloquearla indefinidamente, dijeron tres personas familiarizadas con el asunto, incluido un funcionario del gobierno de Estados Unidos.

El intento se produjo después de que el ejército de Myanmar instaló un nuevo gobernador del banco central y detuvo a funcionarios reformistas durante el golpe.

Marcó un esfuerzo aparente de los generales de Myanmar para limitar la exposición a las sanciones internacionales después de que arrestaron a funcionarios electos, entre ellos la líder Aung San Suu Kyi, que había ganado las elecciones nacionales en noviembre. El ejército tomó el poder alegando fraude.

EU, Canadá, la Unión Europea y Gran Bretaña han emitido nuevas sanciones tras el golpe. Naciones Unidas dijo el jueves que al menos 54 personas han muerto desde el golpe. Se detuvo a más de 1,700 personas, incluidos 29 periodistas.