El expresidente de Guatemala Álvaro Colom (2008-2012) fue detenido este martes en la capital guatemalteca junto a nueve miembros de su gabinete por un caso de corrupción en un sistema de transporte público de pasajeros, informó la fiscalía.

Uno de los arrestados es Juan Alberto Fuentes Knight, entonces ministro de Finanzas y actual presidente de la junta de supervisores de Oxfam Internacional, una organización no gubernamental británica envuelta en un escándalo sexual en Haití.

"Hasta donde sabemos, no se han planteado cargos formales contra el Dr. Fuentes Knight. Él ha sido completamente abierto con la junta y la dirección ejecutiva de Oxfam sobre la investigación", explicó un portavoz de la ONG.

"El Dr. Fuentes Knight mantiene su inocencia y nos asegura que ha cooperado plenamente con la investigación", agregó.

El exmandatario Colom fue detenido en su residencia ubicada en un sector exclusivo al este de la capital, dijo a la AFP vía telefónica Juan Francisco Sandoval, jefe de la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI).

Colom, de 66 años, es acusado de fraude y peculado en la compra millonaria de cientos de autobuses para brindar el servicio en varias zonas de la capital en 2009, detalló.

Ese año, el gobernante partido Unión Nacional de la Esperanza (UNE, socialdemocráta) presentó una iniciativa de ley en el Congreso para exonerar de impuestos la compra de los nuevos autobuses.

El expresidente se mostró confiado en que será librado de los cargos en su contra y explicó que el sistema denominado TransUrbano redujo el ataque contra conductores en el servicio de transporte de pasajeros e hizo transparente el subsidio estatal.

"Yo estoy seguro que no va a haber de fondo nada (...) Para nosotros todo es legal", declaró el exgobernante a periodistas al llegar a la sede de los tribunales, en el centro capitalino.

"Hicimos lo correcto" 

Según la acusación, la compra de los autobuses estuvo sobrevalorada, y cuatro empresas ya habían sido seleccionadas estaban escogidas antes de la licitación para prestar el servicio en 109 rutas de transporte público en la capital durante 25 años.

"Confío en que lo que hicimos era lo correcto", agregó Colom, visiblemente tranquilo y vestido con un traje azul oscuro.

Colom es el segundo expresidente guatemalteco detenido por corrupción en los últimos tres años, luego de que su sucesor en el cargo, Otto Pérez (2012-2015), fuera arrestado en 2015 por un escándalo de fraude en las aduanas.

Pérez se mantiene a la espera de la definición de la fecha para que inicie el juicio por el caso.

El actual presidente Jimmy Morales también ha sido señalado por financiamiento irregular de su campaña electoral, por lo que la fiscalía pidió levantar su inmunidad, lo cual fue rechazado por el Congreso aunque el proceso no se ha cerrado.

Proyecto con sombras

"Nosotros advertidos que ese proyecto tenía sombras y dudas, porque se le dio tanto dinero a un grupo de empresarios que eran señalados de corruptos", afirmó a la AFP Manfredo Marroquín, director de Acción Ciudadana, capítulo guatemalteco de Transparencia Internacional.

Colom, señaló, "está pagando el precio" de no frenar en su momento un "desfalco al erario público" en el proyecto que contemplaba la compra de 3.500 buses, de los que solo llegaron 400 y que en la actualidad funcionan 50, según datos de Acción Ciudadana.

Junto con Colom fueron detenidos nueve de sus 13 exministros, quienes firmaron el acuerdo para dar vida al TransUrbano.

Además de Fuentes Knight, entre ellos se encuentran Salvador Gándara (Gobernación), Ana Ordóñez (Educación), Abraham Valenzuela (Defensa), Edgar Rodríguez (Trabajo), Celso Cerezo (Salud) y Luis Alberto Ferraté (Ambiente).

El exvicepresidente de Colom, el médico Rafael Espada, dijo a medios locales que no firmó ese acuerdo por sospechar que era un caso "viciado" por restricciones legales para la entrega de fondos públicos a empresarios privados del transporte.

Colom participó el año pasado como asesor de la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) en las convulsas elecciones hondureñas.

Además, había sido designado recientemente por el organismo hemisférico para dirigir una mesa de trabajo con el gobierno de ese país, que tiene discrepancias con la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), un ente de la OEA.