Egipto. Una bomba que estalló el martes cerca de Alejandría mató a un peatón e hirió a dos personas, mientras las autoridades desactivaron otros dos explosivos en el Aeropuerto Internacional de El Cairo, informaron las autoridades.

En los últimos tiempos han arreciado las detonaciones de pequeños explosivos en varias partes de Egipto. Muchos de los artefactos han tenido al parecer el propósito de provocar pánico, pero han causado bajas o pérdidas mínimas. Las bombas más mortíferas han estallado casi exclusivamente para causar daños a policías y militares.

Pocas veces alguna organización se atribuye las explosiones, aunque grupos islamistas han amenazado con atacar a policías y militares para vengar la represión a los islamistas después del derrocamiento del presidente Mohamed Morsi en el 2013.

Las autoridades dijeron que al parecer la bomba del martes tenía por objetivo una patrulla, un suburbio de Alejandría. El explosivo estalló, al parecer detonado a control remoto, cuando los vehículos avanzaban, e hirió a un vendedor callejero, su hijo y un peatón. Éste último murió más tarde.

En El Cairo, las autoridades dijeron que alguien colocó una bomba en la terminal de EgyptAir en el Aeropuerto Internacional de El Cairo. Otra fue colocada cerca de una patrulla policial en el estacionamiento del aeropuerto. Las dos fueron desactivadas. Las autoridades del aeropuerto dijeron que ningún vuelo resultó afectado.

En otro incidente, una granada estalló dentro de una caja de conexión eléctrica en el centro de El Cairo, sin causar bajas.