Phoenix.- La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, firmó hoy como ley una enmienda al Código Criminal de la entidad, para juzgar delito grave rentar, vender o adquirir una casa que sea utilizada para albergar o esconder a inmigrantes indocumentados.

La enmienda 13-2322 del Código Criminal de Arizona, firmada este lunes por Brewer, castiga hasta con siete años de cárcel a las personas que en forma consciente faciliten a través de renta, venta o compra una vivienda para el contrabando de inmigrantes.

La enmienda excluye de la pena a las personas que luego de haber rentado o vendido la propiedad, se enteran que el inmueble está siendo usado como escondite o albergue de indocumentados e informa el hecho a las autoridades.

Los traficantes de inmigrantes suelen comprar o rentar casas, apartamentos y usar también cuartos de hotel para esconder ahí a sus clientes en forma temporal en tanto los trasladan a otros sitios o ciudades dentro del interior del país.

Las autoridades federales y estatales han descubierto en el sur de Arizona, en ciudades como Tucson y Phoenix, múltiples casas y apartamentos usados como escondites de indocumentados.

apr