Los jefes de gobierno están de vuelta en casa y es hora de que los negociadores climáticos especializados resuelvan las cuestiones más mundanas para llegar a un acuerdo.

En general, las negociaciones climáticas siguen un cierto ritmo, según expertos y negociadores veteranos. El miércoles se encuentran en la fase central, cuando comienza a cobrar forma el contenido del acuerdo. Y pequeños detalles, como la puntuación, pueden lograr o romper el acuerdo.

Durante los próximos dos días, los negociadores trabajarán para cerrar los temas menos polémicos y explorar posibles compromisos en los principales puntos de fricción, todo antes de que tomen el relevo los representantes de más nivel. Los negociadores de nivel más bajo tienen como fecha límite el sábado a mediodía para establecer el vocabulario de un acuerdo que reduzca las opciones a algo con lo que puedan empezar a trabajar los altos cargos, según el ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, quien preside las conversaciones.

Un número récord de líderes mundiales reunidos en un lugar para discutir el exclusivo tema del cambio climático envía una fuerte señal, dijo la cabeza para el clima en la ONU, Christiana Figueres.

Ayuda tener 185 planes nacionales presentados, dijo Fabius. La clave es que muchos temas se decidan el sábado, agregó, quien insistió en la necesidad de acelerar las negociaciones.

Miles de negociadores de bajo nivel operan en grupos más pequeños en los que tienen que reducir las opciones en cada asunto, por ejemplo, de seis a dos, para que luego los altos cargos tomen la decisión final, explicó Jennifer Morgen, directora de clima global para el World Resources Institute. Los negociadores celebran conversaciones formales e informales, incluso en los viajes en autobús de vuelta al hotel.

Está bastante claro que si este nivel no ofrece algo que sea mucho más definido, hace mucho más difícil que los ministros negocien , dijo Morgan.

El vocabulario que utilizan ahora los negociadores es enrevesado y lleno de acrónimos , dijo Meyer. Pero es importante, sin él no puedes conseguir el ingrediente .

Aunque se trata de una fase tensa, Morgan comentó que no es momento para gritar... aún. Eso llega en un momento posterior de las negociaciones, dijo Purvis.

Sí que empeora antes de mejorar , explicó. Los negociadores experimentados saben que habrá alguna clase de crisis en la que todo parezca perdido, y después se encontrará una solución.

Puede parecer que hay un colapso desde fuera de las negociaciones, pero por dentro suele haber mucha paciencia y perseverancia , afirmó Purvis.

En público podría haber gestos teatrales, pero en ocasiones es sólo para la galería, refirió. Otras veces, un punto muerto puede resolverse de forma poco convencional. Purvis mencionó un ejemplo del 2008, sobre un asunto que provocaba preocupación entre el público, pero se resolvió incluyendo una coma mágica en la redacción del texto.