Al mismo tiempo que la permanencia en el poder de Bashar al-Assad se debilita de manera constante, funcionarios estadounidenses están cada vez más preocupados de que las armas de destrucción masiva de Siria caigan en manos de los extremistas islámicos, de los generales rebeldes u otras facciones incontrolables.

La semana pasada, los combatientes de un grupo, que el gobierno de Obama ha calificado como organización terrorista, se encontraban entre los rebeldes que tomaron la base militar Jeque Suleiman cerca de Aleppo, sede de previas investigaciones sobre armas químicas. Los rebeldes también se acercan a otra base cerca de Aleppo, conocida como Safirah, que ha servido como un importante centro de producción de este tipo de armamento, según funcionarios estadounidenses.

El opositor Ejército Libre de Siria anunció que no se encontraron armas químicas en la primera instalación. Sin embargo, los recientes desarrollos han avivado los temores de que incluso si Al-Assad no ataca a su pueblo con armas químicas, está al borde de perder el control de su formidable arsenal.

Un exgeneral sirio que dirigiera el programa de entrenamiento de armas químicas del ejército, expuso que los principales sitios de almacenamiento para el gas mostaza y los agentes nerviosos supuestamente deben de ser custodiados por miles de soldados sirios, pero que bien podrían ser fácilmente derrotados.

Los sitios no son seguros, afirmó el General de División retirado Adnan Silou, quien desertó a la oposición en junio. Probablemente cualquiera, ya sea del Ejército Libre de Siria o cualquier otro grupo extremista islámico podría hacerse de ellas , indicó.

El presidente Obama y otros líderes han advertido a Al-Assad no utilizar armas químicas, con el argumento de que tal medida sería una línea roja que les obligaría a tomar una acción militar.

Pero la Casa Blanca ha sido vaga acerca de cómo respondería en caso de que el régimen de Al-Assad sea derrocado y las armas químicas de Siria se quedaran sin protección o terminen en manos de insurgentes antiestadounidenses.