San José.- Desde esta semana, una iniciativa ciudadana en Costa Rica busca apoyo popular para someter a referéndum la posibilidad de explorar y explotar petróleo, una actividad prohibida en el país de tradición ambientalista.

El tribunal electoral autorizó la recolección de firmas que permitiría la convocatoria del segundo referendo en la historia del país. Los organizadores deben lograr el apoyo de al menos 171,000 personas o 5.0% del padrón electoral.

"Si los políticos nos privan de aprovechar nuestros recursos para nuestro bienestar, el pueblo tiene la oportunidad de decidir lo contrario", justificó el promotor del proyecto, Carlos Roldán, un ingeniero químico del estatal Instituto Tecnológico de Costa Rica.

"No podemos darnos el lujo de tener esta riqueza y no usarla", agregó el investigador, quien, citando un informe privado, asegura que el país posee reservas de crudo de unos 4,000 millones de barriles.

Costa Rica se precia de generar más del 97% de su electricidad con fuentes limpias, pero debe importar combustibles fósiles para surtir al sector transporte. En 2018 compró 20 millones barriles de refinados por 1,618 millones de dólares, según la estatal petrolera Recope.

"Si Recope logra refinar, me parece muy bien, porque nada haríamos con el petróleo sin poder procesarlo. La gente puede apoyarlo porque dependemos del petróleo para movernos", opinó Óscar de Lemos, administrador de una gasolinera en la capital, una de las cien donde se recaban firmas hasta abril de 2020.

El gobierno de Carlos Alvarado, en cambio, defiende la moratoria que han dictado varias administraciones desde el año 2002 y que en febrero extendió hasta el 2050, como parte de un plan de reducción de emisiones de carbono.

El futuro del proyecto a favor de la exploración petrolera dependerá del apoyo popular. En 2017, un 70% se oponía, según una encuesta local. En décadas pasadas, razones medioambientales han frustrado al menos dos proyectos de exploración petrolera en la zona norte y caribeña del país.