Viena. Las elecciones anticipadas austriacas se efectuarán en septiembre, anunció el presidente Alexander van der Bellen al día siguiente del hundimiento de la coalición gobernante a raíz de un escándalo de corrupción en la ultraderecha, que reabre el debate de las alianzas entre radicales y moderados.

A sólo días de las cruciales elecciones al Parlamento Europeo, el vicecanciller ultraderechista, Heinz-Christian Strache, número dos del gobierno, se vio obligado a renunciar tras la difusión de un explosivo video en el cual el político hace dos años negociaba con la enviada de un magnate ruso apoyo a cambio de contratos estatales.

Denominado caso Ibiza por el sitio donde se produjo la grabación, el escándalo estalló el viernes por la noche y el sábado, el conservador y jefe de gobierno, Sebastian Kurz, dio por concluida la coalición de 18 meses, que había sido considerada un modelo europeo de cooperación entre derecha moderada y radical.

“Abogo porque las nuevas elecciones sean en septiembre, si es posible a principios de mes”, declaró este domingo el presidente Van der Bellen tras entrevistarse con Kurz.

“Ya es suficiente”

Los medios alemanes Süddeutsche Zeitung y Der Spiegel publicaron un video grabado con cámara oculta hace dos años en el que se ve al jefe del FPÖ discutir, unos meses antes de las legislativas, con una mujer que dice ser la sobrina de un magnate ruso.

En la grabación, ambos discuten cómo podrían ganar el control del tabloide de mayor circulación del país, Kronen Zeitung, e instalar personal editorial que ayudara a la campaña electoral de la ultraderecha en los comicios del 2017 a cambio de contratos públicos una vez consolidado el triunfo. Strache admitió en su declaración de renuncia que había sido “estúpido” e “irresponsable”.

La oposición pide que los ministros de FPÖ dejen el gobierno hoy mismo.