Un funcionario de la Organización de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en el Guaviare, sur de Colombia, fue secuestrado por disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) justo cuando el Consejo de Seguridad del organismo internacional cumple este jueves una visita al país, en respaldo del proceso de paz con esa guerrilla.

El secuestro ocurrió horas antes de que los embajadores ante el Consejo de Seguridad llegaran a Colombia para apoyar el trámite de paz con la guerrilla en el que el organismo participa con una misión que supervisa el desarme de los rebeldes. La visita primera vez que el Consejo de Seguridad acude en pleno a un país de América Latina en sus más de 70 años de historia debía servir como un aval al proceso.

Hay una intención detrás de ese cobarde hecho y simplemente no se va a modificar la actitud del Consejo de Seguridad para contribuir en un proceso que los colombianos han dado inicio , dijo a Blu Radio Elbio Rosselli, embajador de Uruguay en la ONU.

Las cosas no van tan bien

Las FARC firmaron en noviembre un pacto con el presidente Santos. En cumplimiento del acuerdo, preparan el tránsito a la legalidad de sietemil combatientes. En el pacto, la guerrilla aceptó desvincularse del negocio de la droga. Sin embargo, disidentes de la misma actúan como un grupo armado organizado que rechaza el acuerdo de paz.