El ministro de Economía de Chile, Lucas Palacios, destacó el rol de la delación compensada en la reciente revelación de la colusión de los salmones. En declaraciones al programa Estado Nacional, de TVN, el funcionario dijo que el acuerdo anticompetitivo sobre el precio del alimento de esos peces también afectó a los consumidores, haciéndolos pagar de más por el kilo de salmón a lo largo de 12 años.

“Las empresas productoras de salmones fueron menos competitivas, las condiciones de sus trabajadores quizá no fueron tan buenas y los salmones que nosotros comemos fueron más caros. Entonces, el impacto no es solamente que se enriquecieron cuatro empresas que se coludieron, sino que el impacto es mucho mayor”, aseveró.

La semana pasada, la Fiscalía Nacional Económica (FNE) presentó un requerimiento ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), acusando a las cuatro principales empresas productoras de alimentos para salmón Ewos (Estados Unidos), Biomar (Dinamarca), Skretting (Holanda) y Salmonfood (Perú), de coludirse durante 12 años, entre el 2003 y el 2015, fijando precios y los volúmenes que proporcionaban a las empresas salmoneras (sus clientes).

Ante ello, Salmón Chile, gremio que agrupa a gran parte de las compañías salmoneras del país, se reunió de forma extraordinaria donde decidió la suspensión de la participación de los acusados.

“Hemos decidido suspender su participación en Salmón Chile a contar de hoy y al menos hasta que ese órgano jurisdiccional, TDLC, se pronuncie respecto a los hechos”, informaron desde el gremio la semana pasada.

Agregaron que “los hechos investigados y luego denunciados por la FNE atentan contra los principios que promueve Salmón Chile y sus continuos esfuerzos por aportar a la difusión de buenas prácticas. Por ello, junto con repudiar cualquier conducta anticompetitiva, tenemos la obligación de destacar que nuestras empresas productoras de salmón son potenciales víctimas de esta colusión”.

Además, la FNE solicitó que a tres de cuatro las empresas señaladas se les aplique una multa de 30,000 Unidades Tributarias Anuales. La investigación se pudo realizar gracias a la delación compensada: Ewos delató la existencia de este acuerdo y aportó los antecedentes.

Las respuestas

Las posturas no se hicieron esperar, particularmente el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Román Zelaya, reprobó la colusión de cuatro empresas productoras de alimento para salmones y que la FNE denunció ante el TDLC.

“Condenamos la colusión de estas cuatro empresas. El hecho de que esa conducta ilícita se haya dado durante un largo periodo, entre el 2003 y el 2015, agrava aún más lo sucedido”, planteó Zelaya. “Nuestro gobierno no tolera los abusos y los condena de manera categórica, sin ambigüedades”, añadió.

El subsecretario valoró además el rol de la FNE en el caso, indicando que “lo respaldamos con firmeza, pues la defensa de la libre competencia implica  una garantía para la comunidad”.

Por otro lado, sólo una de las cuatro compañías que sí dio declaraciones ante las acusaciones fue Vitapro, matriz de la firma peruana Salmonfood indicando que “ la compañía seguirá colaborando en las investigaciones y demostrará en las instancias pertinentes que no está sujeta a sanción legal alguna”.

Vitapro Chile agregó que “ha tomado conocimiento, a través de algunos medios de prensa, del requerimiento formulado por la Fiscalía Nacional Económica de Chile a cuatro empresas, entre las cuales se encuentra incluida”.

Frente a ello, aseguraron que compite vigorosamente en los mercados donde está presente, respetando la normativa de libre competencia aplicable y así lo ha venido haciendo desde que adquirió Salmonfood en el 2012”.