Caracas.- El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, apareció el martes en un video grabado en Cuba jugando bochas y departiendo con familiares y funcionarios de su Gobierno, en otro intento por acallar los rumores sobre el agravamiento de su salud mientras recibe radioterapia contra el cáncer que padece.

El juego de bochas consiste en lanzar una bola diminuta y luego tratar de dejar otras mas grandes lo mas próximas a esta anterior.

Las imágenes complementan unas fotos difundidas horas antes por su Gobierno sobre las mismas escenas y siguen a declaraciones telefónicas del propio Chávez el lunes, con las que rompió un silencio de nueve días que desató una ola de rumores en las redes sociales con mensajes que hablaban incluso de su muerte.

Su larga ausencia del centro poder en Caracas es esgrimida por la oposición como evidencia de un fuerte deterioro de su salud, luego de dos intervenciones quirúrgicas para extirparle tumores cancerígenos.

El militar retirado de 57 años recibe en La Habana tratamiento contra el cáncer, lo que le ha obligado a bajar el activo ritmo de apariciones públicas al que ha acostumbrado a los venezolanos, que decidirán en octubre si reeligen a Chávez o si optan por el joven opositor de 39 años, Henrique Capriles.

"Seguimos en el tratamiento, enfrentando dificultades, gobernando, tomando decisiones dentro del marco de la Constitución y de las leyes, en función siempre del pueblo venezolano", dijo Chávez, mostrando buen semblante y vestido con ropa deportiva, en el vídeo transmitido en cadena nacional por la estatal Venezolana de Televisión.

Además aprovechó para recordar que las encuestas le dan una amplia ventaja sobre el candidato opositor y confía en estar curado para la extensión de su mandato.

"Estoy seguro que Cristo meterá su mano para que este tratamiento que estamos siguiendo rigurosamente tenga supremo éxito y yo pueda continuar redoblando la marcha con este amor y esta fe de vida", sostuvo el líder socialista, quien anunció que regresará el jueves a Caracas para volver dos días después a La Habana para nuevos exámenes.

En un momento de la transmisión de 13 minutos del vídeo, que fue editado, Chávez se encomendó a Cristo y besó un crucifijo, que según su propia confesión es el mismo que besó el 13 de abril del 2002 cuando volvió al poder tras un breve golpe de Estado en su contra.

"Los que empiezan a lanzar rumores será que creen que yo estoy aquí comiendo mantequilla. Este es un tratamiento de radioterapia, pregúntenle a cualquiera que haya pasado por esto. ¿Quiéren que me ponga cuatro sacos de cemento y salga dando una demostración de fuerza?", insistió el mandatario.

El vídeo fue grabado la tarde del lunes en La Habana y se ve a Chávez rodeado de una de sus hijas, su nieto, un yerno, su hermano Adán y el canciller Nicolás Maduro, jugando bochas, riendo y conversando amenamente.

apr