El presidente Andrés Manuel López Obrador hizo de conocimiento público la carta que envió al Rey de España, Felipe VI, en marzo del 2019, en la que le solicitaba ofrecer una disculpa a los pueblos originarios de México por los abusos que se cometieron durante la Conquista.

El evento que causó polémica volvió a ser retomado casi dos años después reflejando la importancia que tiene para México, según internacionalistas.

Luis Antonio Huacuja Acevedo, académico y especialista en la Unión Europea, destacó que el tema debe entenderse en su justa dimensión, el cual no ocasionará un diferendo ni complicará la relación bilateral, pues es un tema más simbólico.

“El tema es relevante para el gobierno mexicano pero no lo es tanto para el gobierno español. No obstante, aunque en España se ha tratado de minimizar la respuesta con un toque de soberbia, la situación ha sido aprovechada en el tema político. Además, coincide con el cuestionamiento de la permanencia de la monarquía tras casos de corrupción”, precisó.

El también consultor refrendó que hay más coincidencias que diferencias entre ambos países, tal como lo expresó la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya, en su visita a México en noviembre pasado.

“Que se hable o discuta del tema no le hace daño a nadie. Que se revise la historia para eso está”.

Mario Ojeda Revah, profesor-investigador en el Centro de Investigación sobre América Latina y el Caribe (CIALC) de la UNAM, consideró que el presidente apunta al exterior para desviar la atención de serios problemas internos en México, como la pandemia sanitaria.

“Hay algo que los historiadores del siglo XX denominan integración negativa, usualmente los gobiernos de derecha, paradójicamente, cuando ven declinar su popularidad buscan un enemigo extranjero al cual desviar la atención sobre los problemas internos, es decir, echar las culpas afuera en un momento en el que las cosas parecen no salirle al gobierno de la 4T”, opinó.

“Es ridículo volver a sacar el tema y apuntar al gobierno de izquierda día, tarde y noche. España también es nuestro puente con la Unión Europea, no entiendo que busca”.

El investigador destacó que la posición del presidente mexicano contrasta con el silencio servil a favor del gobierno de Donald Trump. “¿Por qué no le reclama a Trump que nos devuelva California, Nuevo México, Arizona, etc?, es un acontecimiento más reciente, fue un robo que recibió la República Mexicana, no Tenochtitlán”, concluyó.