San Salvador. La decisión de la Corte Suprema de Justicia de El Salvador de validar la reelección presidencial genera preocupación en diferentes sectores de la sociedad salvadoreña y en Estados Unidos.

La encargada de negocios de Estados Unidos en San Salvador, Jean Manes, condenó el sábado la resolución de la Corte Suprema.

Los magistrados de la Sala de lo Constitucional impuestos por el mandatario Nayib Bukele avalaron el pasado viernes la reelección presidencial inmediata para el próximo periodo, que debe iniciar en 2024.

En su resolución, los magistrados consideraron que solo compete “al pueblo” decidir si el presidente debe continuar o, por el contrario, decantarse por otra opción. Lo único que deberá hacer Bukele para competir por su reelección será renunciar a su cargo cinco meses antes de que se abran las urnas, informó el diario digital El Faro.

La sentencia de la Sala argumenta que el texto constitucional que prohíbe la reelección responde a necesidades de “hace 20, 30, 40 años”. A la luz de los nuevos tiempos, concluyen los magistrados, eso representa una “excesiva restricción disfrazada de certeza jurídica y el actuar de representantes que se resisten al cambio del soberano, que se resisten a escuchar la voluntad del pueblo”.

Otro de los golpes que socavan la democracia salvadoreña ocurrió la semana pasada, cuando los diputados oficialistas aprobaran la jubilación de jueces y magistrados mayores de 60 años, o que tengan más de 30 años de servicio, dejando el control del poder Judicial en manos del presidente Bukele, varios jueces denunciaron la medida.

El juez de sentencia Tony Durán se ha convertido en uno de los principales críticos de la reforma. Durán señala que para depurar la corrupción ya hay un debido proceso. Él insiste que la reforma es un pretexto para cooptar el Órgano Judicial. Dice que ya es hora de que el gremio demuestre fuerza, pese a los amedrentamientos que ya comenzaron a llegar desde el Estado, publicó el periódico Prensa Gráfica.

“El presidente Bukele tendrá justicia a la carta”, insiste Durán.

Reacción en Estados Unidos

"Estados Unidos condena la decisión tomada el 3 de septiembre por la Sala de lo Constitucional salvadoreña", dijo la diplomática Jean Manes, encargada de Negocios en la embajada estadounidense en San Salvador.

La decisión, según Manes, "es claramente contraria a la constitución salvadoreña que establece que la reelección inmediata no está permitida".

"Con lo que pasó el viernes se han violado buena parte de artículos pétreos de la Constitución", declaró el director de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (Fespad), Saúl Baños.

El experto citó que uno de los artículos de la Constitución que se vulneró es el 88, el cual consigna que "la alternabilidad en el ejercicio de la presidencia de la república es indispensable para el mantenimiento de la forma de gobierno y sistema político establecidos. La violación de esta norma obliga a la insurrección".