Phoenix. Arizona ratificó la victoria de Joe Biden pese a que el equipo legal de Donald Trump promete que impugnará el resultado por supuesto fraude no comprobado.

Fue la secretaria de Estado de Arizona, Katie Hobbs, quien certificó la victoria del demócrata. “Esta elección se llevó a cabo con transparencia y equidad de acuerdo a las leyes y los procedimientos electorales de Arizona”, señaló.

El resultado le otorga a Biden 11 votos electorales y al también demócrata Mark Kelly un escaño en el Senado. Este último se lo arrebató a la republicana Martha McSally.

Su victoria oficial en Arizona ocurre cuando el presidente electo se encuentra formando un comité que se encargará de organizar el evento de su toma de posesión el 20 de enero  y el día en que da a conocer varios nombramientos en el área económica.

La presidenta del Partido Republicano en el estado Kelli Ward comentó ayer 30 de noviembre, que presentará una impugnación para que tenga la posibilidad de verificar las firmas de los votantes pues alega que fue deficiente la verificación y que por esta situación pudo haber existido fraude.

En Georgia, otro estado que impugnó Trump, ha reaccionado contras quienes liberan teorías de conspiración. Brad Raffensperger, secretario del Estado, dijo que quienes intentan anular los resultados de las elecciones son “actores deshonestos” que difunden “cantidades masivas de desinformación”, y aseguró que el recuento solicitado por la campaña de Trump concluirá este miércoles a la media noche. Raffensperger no mencionó el nombre de Trump, pero sí criticó al equipo que lo asesora.

“La verdad importa, especialmente en lo que respecta a la administración electoral”, comentó Raffensperger.

Elecciones en Georgia definirán la presidencia de Biden.

Justo en este estado se llevarán nuevamente elecciones para el Senado debido a lo cerrado que resultó el resultado.

Con cinco millones de votos emitidos Biden se llevó la elección presidencial en Georgia con un margen pequeño de diferencia: poco menos de 13,000 votos.

Desde las elecciones de 1992 no había ganado un candidato demócrata.

Georgia no solo fue el estado que presentó el menor margen entre los candidatos presidenciales, también definirá la presdiencia de Biden el próximo mes de enero al definir quién se llevará la mayoría en el Senado.

Los rivales son: Jon Ossoff, demócrata de 33 años frente a David Perdue, republicano de 70 años. Este último tuvo una ligera ventaja sobre Ossoff, pero no suficiente (menos de 1% de diferencia) para llevarse el escaño. El segundo escaño lo disputarán Raphael Warnock, demócrata de 51 años frente a la republicana Kelly Loeffler, de 50 años.

Será el 5 de enero cuando el estado regrese a las urnas y también definirá la mayoría en el Senado. No es poca cosa para un Biden que requerirá de mayoría para hacer reformas.