El grupo farmacéutico alemán Bayer enfrenta a una demanda en Estados Unidos por la muerte de una adolescente por un coágulo presuntamente vinculado al anticonceptivo YAZ.

Michelle Pfleger, una estudiante universitaria de 18 años de Carolina del Norte, murió de un paro cardíaco el pasado septiembre después de tomar YAZ, también conocido como Yasmin u Ocella, para tratar el acné, según la demanda presentada el martes.

"Un día era una estudiante de primer año de la universidad llena de esperanzas y al siguiente ya no está", dijo la madre de Pfleger, Joan Cummins.

"Sólo espero que haciendo público lo que sucedió con Michelle pueda evitar que otra familia tenga que pasar por esto".

La abogada de la familia, Wendy Fleishman, calificó al YAZ como "un peligroso medicamento con receta que se vende sin las advertencias adecuadas sobre los riesgos de daños graves y mortales" que conlleva.

"Bayer no advirtió a médicos y pacientes que YAZ supone un mayor riesgo de efectos secundarios graves que las generaciones anteriores de anticonceptivos orales", añadió.

El mes pasado, dos estudios publicados en el British Medical Journal indicaron que medicamentos como YAZ y Yasmin -que contienen la hormona drospirenona- duplican o triplican el riesgo de coágulos sanguíneos graves respecto de los anticonceptivos orales de generaciones anteriores.

Bayer criticó entonces los resultados de esos estudios, insistiendo en que los efectos adversos eran poco frecuentes.

El sitio web oficial de YAZ dice que el medicamento se asocia con "un mayor riesgo de varios efectos secundarios graves, como coágulos de sangre, derrame cerebral y ataque cardíaco".

RDS